30 octubre 2015

Las nuevas cancelaciones


"Recorte de la orden de episodios". Es el nuevo eufemismo para dar a entender que una serie está cancelada, pero no oficialmente. O sí, pero no se quiere espantar a los pocos espectadores que todavía la ven. "The Player", "Minority report", "Blood & oil" y "Truth be told" son los mayores fracasos entre los estrenos de la nueva temporada de series, con audiencias que, en cualquier otro año, las habrían llevado no sólo a la cancelación fulminante, sino hasta a la retirada de la parrilla. No sería raro que a NBC le funcionen mejor las repeticiones de "The mysteries of Laura" que los capítulos nuevos de "The Player". Ése es el nivel. Sin embargo, ni esta cadena, FOX ni ABC se han atrevido a hacerlo. Han preferido recortar los episodios de sus primeras temporadas (dejando a "Minority report" en diez, por ejemplo) y parar los rodajes antes que anunciar oficialmente que están canceladas. Tal y como están las audiencias esta temporada, todos prefieren adoptar tácticas más conservadoras.

Vulture apuntaba que este año parece que va a ser el de "virgencita, que me quede como estoy". La temporada pasada, con éxitos realmente fulgurantes como "Empire" o "How to get away with murder", fue una excepción en la tendencia de audiencias en vivo cada vez menores, una tendencia que se ha acentuado ese otoño. Las cadenas se empeñan en fijarse casi sólo en las audiencias en diferido (las famosas Live+7, sobre todo) para presentar como éxitos series que, en realidad, apuntan a ser más títulos de culto entre nichos de audiencia reducidos, y ni siquiera el cable se libra de la caída generalizada de espectadores. La gente está migrando, ahora sí que definitivamente, a los servicios de VOD, a personalizar sus parrillas y su horario de visionado de los capítulos, y ya no se siente atada a un momento previamente determinado para verlos. Ahora sí que ha llegado el momento que todos los canales temían, el momento en el que tienen que buscar de verdad una manera de ganar dinero que ya no dependa de la publicidad.

Lo interesante de todo esto es que el cable y, sobre todo, "The Walking Dead" tampoco se han librado de esta tendencia a la baja. Quizás la emisión de "Fear the Walking Dead" en agosto y septiembre ha agotado un poco al público de AMC, o quizás es que, simplemente, en la sexta temporada tiene que notarse una ligera erosión en sus cifras, pero tampoco ha sido algo especialmente preocupante. La enseñanza que está dejando esta nueva situación es que las series que funcionan más o menos bien en directo, también lo hacen en los visionados en diferido. "Quantico" mejora enormemente sus datos en la demo en los siguientes siete días a su emisión, y lo mismo pasa con series que no pasan de tener números discretos, como "Heroes roben". Sin embargo, los fracasos lo son tanto en directo como en Live+7. Si a la audiencia no le gustas, no te grabarán para verte más tarde.
Publicar un comentario en la entrada