06 febrero 2007

La cuadrilla del café

Que "Camera Café" haya vuelto a la ubicación de la que nunca debió moverse, es decir, entre el telediario de Telecinco y lo que empiece a las 22:00, ha hecho que yo vuelva a ver algunos minutos, y a darme cuenta de por qué tiene tanto éxito. Sus personajes son caricaturas perfectamente reconocibles de algunos de los tipos más comunes en una oficina (en mi trabajo hay alguna Cañizares, varios Jesús y unos cuantos Richard, sólo por nombrar unos pocos), tiene a un grupo de actores que hace creíbles las situaciones más locas y cuenta, como ya comentamos hace tiempo, con la ventaja de la duración. En 5 minutos da tiempo de sobra para desarrollar un gag sin que se haga muy largo y, además, utilizan muy bien esa técnica tan cinematográfica como es la elipsis entre los diferentes actos del gag, marcados por todas las maneras posibles de "torturar" un vaso de máquina de café.

El éxito de "Camera Café" trae a la memoria, además, un proyecto anterior de uno de sus responsables, Luis Guridi, que formó hace unos años La Cuadrilla con Santiago Aguilar. Los dos se llevaron, en 1995, el Goya a la mejor dirección novel por "Justino, un asesino de la tercera edad", una comedia negra a reivindicar protagonizada por un puntillero retirado que se dedica a revivir sus años dorados en la plaza de toros de una manera peculiar. Después, dirigieron otras dos películas, "Matías, juez de línea" y "Atilano presidente", pero no lograron reeditar el éxito de la primera. Por cierto, que pensando en ella acabo de recordar uno de los mejores trabajos de Álex de la Iglesia, aquel mítico corto en blanco y negro, protagonizado por Álex Ángulo, que respondía al explícito título de "Mirindas asesinas".
Publicar un comentario