15 mayo 2007

Cómo conocí a Barney

En una telecomedia, tener un personaje carismático que pueda ser fuente de gran parte de los chistes es tener avanzada la mitad del camino. Aunque la trama principal del episodio sea un poco floja, ese personaje te salvará el día con un par de ocurrencias y, por muy detestable que dicho personaje sea en potencia, en 20 minutos no da tiempo a que lo odiemos. El mejor ejemplo reciente es Barney, uno de los tipos más excéntricos y peculiares que ha dado la tele yanqui en los últimos tiempos, y una de las razones para ver "Cómo conocí a vuestra madre", entre otras.
Es una fuente inagotable de citas ("This going to be le-gen (wait for it) dary", "Suit up!") , tiene las mejores ocurrencias y parece mentira que un tipo como Neil Patrick Harris, conocido por ser el precoz niño prodigio Doogie Howser, sea capaz de clavarlo a la perfección.
Pero lo hace, y le roba la función limpiamente a los otros protagonistas, aunque Cobie Smulders (Robin) va ganando puntos capítulo a capítulo, sobre todo cuando se dedica a apostar todo tipo de cosas absurdas con Barney. Es fácil ver por qué se comparó a esta serie, en un principio, con "Friends": Un grupo de amigos veinteañeros, viviendo en la ciudad de Nueva York, que tienen como "base de operaciones" su bar preferido (aunque aquí beben cerveza en lugar de café) y el piso que comparten dos de ellos. Además, muchas bromas son repeticiones de alguna situación o frase absurda, pero afortunada. Sin embargo, en el haber de "HIMYM" está la enorme cantidad de juegos de palabras que hacen (uno de los últimos que he visto, usar el nombre de Ted como verbo que significa "agobiarse") y todas esas referencias a música y películas de los 80 y los 90.
La CBS aún no ha decidido qué hará con esta comedia, que finalizó esta semana su segunda temporada en EE.UU., y que es una isla de humor e inteligencia en una parrilla tomada al asalto por los procedimentales. La crítica yanqui la adora, y Barney va camino de convertirse en algo grande, como su "ley Limón". Eso sí, no tengo ni idea de quién puede ser la madre de los dos sufridores adolescentes a los que vemos como les cuentan, en flashback, el capítulo de la semana. Aunque no descartaría tan pronto a Robin (y chitón con los spoilers, que aún no he empezado a ver la segunda temporada).
Publicar un comentario