28 mayo 2007

Y lo que Alicia encontró allí

(ALERTA SPOILERS: Si la cabeza no os está dando vueltas tras ver el final de la tercera temporada de "Perdidos", mejor que lo veáis y luego vengáis por aquí a comentar qué os ha parecido.)

Y, al final, realmente atravesamos el espejo, como Alicia, y vemos el mundo real, que no es más que Jack convertido en el doctor House y atormentado por lo que hizo para salir de la isla. Bueno, no solamente es él quien regresó a Los Ángeles, pero parece que Kate asume mejor lo que ocurrió allí. ¿Y qué pasó en la isla? Ésa es la gran pregunta, cuya respuesta conlleva la solución de otros interrogantes: Qué es la isla, por qué Dharma y los Otros luchan por su control, cómo consiguieron los náufragos escapar de allí y, aún más importante, quiénes lo hicieron. Jack y Kate, seguro, y también ese misterioso personaje cuyo fallecimiento hace que Jack todavía se desmorone más y vuelva a ver a Kate en secreto después de cierto tiempo (y no es la primera vez que lo hacen; él queda con ella en el aeropuerto, en el sitio de siempre). ¿Quién es el muerto para que afecte de esa manera a Jack? ¿Quién es ése "él" con el que Kate debe regresar? Y, para colmo, Jack habla de su padre como si todavía estuviera vivo...
Esto puede ser el futuro o, a la luz de todos esos libros citados en la isla que tratan sobre universos paralelos y agujeros en el espacio-tiempo, sólo uno de los futuros posibles. Sin embargo, cabe la posibilidad de que dichos libros funcionen, aparte de como bromas privadas de los guionistas, como una metáfora de la manera en la que se narra la historia de los losties, con saltos temporales que obligan al espectador a intentar llenar los huecos por su cuenta. ¿Quiere esto decir que, en las tres temporadas que quedan, se alternará la historia post-isla con la de la isla? Jack quiere regresar; quizás sólo Kate, él y el muerto desconocido consiguieron escapar (y, a lo mejor, Claire y su hijo, si las visiones de Desmond se cumplen), pero con la condición de dejar a todos los demás detrás.
Hasta febrero, otra vez, nos vamos a quedar rumiando todas estas preguntas, recordando el sacrificio de Charlie (la mejor muerte, por ahora, de toda la serie, sin duda), pensando qué hará Desmond ahora, siendo él el único que sabe que las intenciones de Naomi no son buenas, y que su barco no tiene nada que ver con Penélope... No se puede negar que Lindelof y Cuse saben lo que se hacen y no tienen miedo de arriesgarse. En cuanto se acerca el final de temporada, hay que acelerar el ritmo, agarrar al espectador por el cuello y dejarlo sin aliento, mordiéndose las uñas en la larga espera hasta la siguiente temporada. Los chicos de "Héroes" se olvidaron de todo esto; Ron Moore y sus "secuaces" en "Galáctica", no. Está claro que "Perdidos" va a seguir un camino diferente en las tres temporadas que quedan, y éste es mucho más difícil que el que han recorrido hasta ahora.

P.D.: Por cierto, quien quiera refrescarse la memoria sobre todo lo que ha pasado en este tercer año en la isla, puede aprovechar los estupendos resúmenes que "Memorias de un náufrago" hace de cada episodio, muy claritos y, a veces, también muy reveladores. Aquí os dejo, por otro lado, este pequeño homenaje a Charlie: "Good Vibrations", de The Beach Boys.
Publicar un comentario