30 mayo 2007

La cuarta pared

En teatro, la cuarta pared no es más que una convención; la asunción, por parte del público, de que entre él y el escenario hay una pared transparente que le permite ver lo que hacen los actores pero que, a la vez, los separa de ellos. A veces, sin embargo, éstos rompen la cuarta pared y se dirigen al público pidiendo su participación o explicando aspectos de la trama. Este recurso, que en el teatro es fácil de llevar a cabo, se ha trasladado también al cine y a la televisión, donde su desempeño es mucho más transgresor, ya que sí que hay una separación física entre el espectador y el "escenario" y, de hecho, éste ni siquiera es real.

Hay un episodio en la segunda temporada de "Doctor en Alaska" que ejemplifica a la perfección este recurso. Maurice va a batirse en un duelo con pistolas con Nikolai, un ruso que visita Cicely periódicamente, y con el que siempre sostiene airadas discusiones. La última, provocada por una partida de cartas, desemboca en ese duelo que debe celebrarse a las afueras del pueblo, mientras Joel intenta, desesperado, que impere el sentido común y Nikolai y Maurice no se vuelen mutuamente la cabeza. Finalmente, como medida extrema, Joel se dirige directamente a los espectadores, diciendo que son un público inteligente que no se va creer que el duelo se lleve a cabo ("Estamos actuando para una audiencia muy sofisticada").

Quizás éste sea el caso más directo, pero con la aparición de multitud de páginas y blogs que comentan y diseccionan todo lo relacionado con las series, sus creadores se han vuelto mucho más conscientes de que el espectador no es, simplemente, un tipo pasivo sentado frente al televisor, así que, a veces, entran en el juego de dejar en los capítulos guiños hacia comentarios que la audiencia ha hecho sobre la serie. Uno muy bueno se vio al principio de la tercera temporada de "House", cuando el bueno de Gregory esconde un bote de Vicodina en un libro sobre lupus y, cuando Foreman se lo recrimina, responde: "Nunca es lupus". El lunes pasado, por otro lado, Telecinco emitió un episodio de "CSI" en el que un equipo de televisión sigue a los criminalistas durante la investigación de un caso, aunque a Grissom no le hace mucha gracia. Para intentar justificarse, el reportero le dice a Gil que su programa contiene muchos aspectos forenses, a lo que él replica: "Hay demasiados programas forenses en televisión". Además, ese episodio, "I like to watch", sirvió un poco para hacer una pequeña reflexión sobre todos esos detalles que sostienen la serie, incluyendo esos procedimientos científicos que quedan muy bonitos en la tele gracias a los efectos especiales, y haciendo que los reporteros preguntaran a los personajes muchas de las críticas que se hacen a la serie (a Warrick le preguntan cómo puede no equivocarse al analizar dos pruebas iguales).
Por supuesto, "Perdidos" es la que juega más conscientemente en este terreno. Los episodios están plagados de pistas y "huevos de Pascua", y hasta han dedicado algunos capítulos a desmontar algunas de las teorías sostenidas por los fans en los foros ("Dave", en el que se trataba directamente la hipótesis de que todo pase en la cabeza de Hurley). Muchos de sus personajes, además, expresan algunas de las dudas y quejas de las fans. Ahí está Sawyer al principio de la tercera temporada, preguntándole constantemente a Nikki quién rayos es ella, Kate dándole la bienvenida a Juliet al "maravilloso mundo de no tener ni puñetera idea de lo que está pasando", o Rose diciéndole a Jack que, si vuelve a soltar el rollo ése de "vivir juntos, morir solos", lo mata.
De todos modos, leyendo por ahí sobre el final de "Verónica Mars" (y a partir de aquí vienen SPOILERS), resulta que, en los dos últimos episodios, Rob Thomas se las ingenió para dejar pequeños comentarios sobre la situación de incertidumbre que atravesaba la serie cuando los escribió. Tal vez el más claro sea esa conversación entre Piz y Mac cuando van todos a la playa y ella les pregunta si han oído algo sobre el regreso de Matchbox 20, un grupo cuyo cantante se llama, precisamente, igual que el creador de la serie. Piz contesta un lapidario "Rob Thomas es una puta". ¿Referencia a todos los cambios introducidos en la tercera temporada por sugerencia de The CW?. El último comentario viene al final, cuando Verónica vota por su padre aún sabiendo que, con los cargos presentados contra él, va a perder las elecciones a sheriff. No recuerdo dónde leí que eso era una especie de metáfora de como la serie había peleado hasta el final por librarse de la cancelación. Además, uno de los versos de "It never rains in Southern California" (que va sobre un pobre tipo que se muda allí en busca de unas oportunidades que nunca llegan) dice, literalmente: "¿Les dirás a los chicos en casa que casi lo conseguí?".

P.D.: Los resúmenes de series completas en apenas cinco minutos se han puesto de moda últimamente. Primero tuvimos el de "Los Soprano", luego un vídeo que recogía imágenes de casi todos los episodios de "Galáctica" y, ahora, otro que recuerda todo lo que ha pasado en estos tres años de "Verónica Mars". Disfrutadlo aquí.
Publicar un comentario