21 mayo 2007

El mejor amigo de un telefriki

Señoras y caballeros, sólo faltan cuatro días para que se celebre el II Día del Orgullo Friki que, además, este año es especial, ya que el viernes será el 30º aniversario del estreno de "La guerra de las galaxias". MacGuffin no va a dejar escapar esta oportunidad y dedicará toda la semana al muy noble arte del frikismo, un noble arte que, en según qué campos, no es fácil de practicar. Porque, como ya nos hemos quejado mucho a lo largo y ancho de la blogosfera teléfila, ser telefriki en España es un suplicio. Si sólo ves las cadenas en abierto, es realmente difícil, bien porque nunca jamás estrenarán las series extranjeras con mejor pinta o bien porque, una vez que lo hacen, hay que perseguirlas por toda la parrilla como si fueras Terminator detrás de Sarah Connor. Si tienes suerte y puedes ver tranquilamente tu serie preferida, nunca podrás convertirte en un telefriki porque falta lo primordial: la posibilidad de comprar todos los libros, muñecos, discos, revistas oficiales y demás memorabilia que se ponga a la venta sobre ella.
Por supuesto, siempre nos quedará Internet. Y, para los telefrikis, el P2P ha significado, desde luego, nuestra salvación. Porque "Expediente X" tuvo la culpa de que me llegara el virus de la teligiosidad naciente, pero fue la mula la que lo despertó de su letargo, muchos años después. Y la culpable más directa fue la segunda temporada de "Perdidos". Me enganché tarde a esa serie, viéndola, primero, los domingos por la tarde en la Primera, pero cuando llegó el final de la primera temporada, la isla me había atrapado. Tras un verano en el que me puse al día de todo lo relacionado con la serie, al llegar septiembre decidí probar a ver alguno de los nuevos capítulos tal y como los emitían en EE.UU. De ahí a ir probando otras series hubo sólo un paso, el que me llevó, después de leer las buenas críticas que recibió, a ver el piloto de "Verónica Mars" (por cierto, que Maureen Ryan, del Chicago Tribune, expone un punto de vista sobre la serie y su cancelación que se acerca mucho a lo que yo pienso sobre el tema). Ya estaba listo, mi paso al "lado oscuro" se había completado.
El telefriki nunca descansa y, para este verano, aprovecharé que muchas de mis favoritas no volverán hasta enero y ya tengo tarea con series que, hasta ahora, no había visto. Por lo que terminaré de ver "Friday Night Lights" y "Cómo conocí a vuestra madre", por fin veré de seguido "Las chicas Gilmore" (sacrilegio por mi parte no haberlo hecho antes, lo sé, lo sé) y me meteré de lleno en la peculiar trama de "Life on Mars".
Publicar un comentario