19 abril 2009

Envueltos en plástico

El propio David Lynch reconocía que el asesinato de Laura Palmer no era más que un macguffin, una excusa para poder contar las historias de Twin Peaks, ese pueblo aparentemente idílico en el que todo el mundo se conoce y donde todo el mundo guarda oscuros secretos. La muerte de esa joven, a la que todo el pueblo conocía, no es más que la punta del iceberg, el detonante para que, siguiendo la investigación del agente Dale Cooper, nosotros nos adentremos también en la atmósfera extraña del pueblo, rodeado de montañas y espesos bosques y casi siempre envuelto en neblina. Todo está envuelto, como el cadáver de Laura Palmer, en una especie de plástico metafórico, en una fachada de respetabilidad que oculta las miserias que existen en realidad.

Intrigas por tierras y dinero, hombres con doble moral y pocos escrúpulos, pequeños matones que se creen grandes gangsters, líos sentimentales de lo más variado, una joven guapa y popular con una sórdida doble vida y, como se dice en uno de los capítulos, la sensación de que algo maligno habita en el corazón del bosque, algo que obliga a los hombres a hacer cosas malvadas. Desde luego, nadie está limpio en "Twin Peaks", y muchas de sus historias se reflejan, llevadas al extremo, en "Invitation to love", la telenovela que todo el pueblo ve y que hace referencia a la idea original de Lynch y Mark Frost de mezclar el thriller con los culebrones. En las telenovelas, por ejemplo, son habituales las dobles vidas secretas y las personas idénticas físicamente que, sin embargo, son personas distintas (algo con lo que Lynch también jugó en "Mullholland Drive").

En su momento, los 8 episodios de la primera temporada fueron un bombazo. Todo era distinto a la televisión que se había hecho hasta el momento, desde la realización, a la música, al escenario, a los personajes. Además, "Twin Peaks" es también una serie con muchos toques de humor, unos cuantos a costa de las peculiaridades de Cooper, como su amor por el café y las tartas, su creencia en las enseñanzas tibetanas y su costumbre de contarle a "Diane" en su grabadora las evoluciones de la investigación. Cooper estaba hecho a la medida de Kyle McLachlan, que ya había trabajado anteriormente con Lynch en "Terciopelo azul" y "Dune", y que tal vez aquí tuvo el personaje de su carrera.

Música de la semana: Nike ha lanzado una campaña publicitaria sobre una carrera de hombres contra mujeres para promocionar su ropa de jogging. Hay diferentes anuncios con diferentes bandas sonoras, y el que yo vi el otro día utilizaba "Run", de Gnarls Barkley.
Publicar un comentario