15 abril 2009

Es indoloro

ALERTA SPOILERS: A casi todos los seguidores de "House" les han estropeado la sorpresa de "Simple explanation", el episodio en el que se desvela el destino de uno de los médicos del Princeton Plainsboro. Pero si aún quedáis algunos que no lo sepáis, y preferís seguir así, dejad de leer.

Que un actor abandone una serie de éxito para trabajar como relaciones públicas de la Casa Blanca es siempre una noticia muy curiosa que nadie va a dejar de publicar, más todavía con el interés desenfrenado que hay alrededor de cualquier cosa relacionada con Barack Obama. La semana pasada, era casi imposible huir de las noticias que hablaban de la marcha de Kal Penn de "House" para trabajar en la Administración Obama, y casi todas destripaban ya en el titular que, para que Penn pudiera irse, su personaje en la serie, Kutner, se suicidaba. Dejando de lado todo lo que podríamos hablar sobre la manía de algunos medios de destriparlo absolutamente todo (la muerte de Belén Rueda en "Los Serrano" se anunciaba en los titulares dos días antes de la emisión del episodio, vaya una sorpresa), lo que a mí me llama la atención es que nadie tenía ni idea del destino de Kutner, ni se había filtrado nada al respecto, hasta que no se vio a Foreman y Trece encontrando su cadáver en el suelo de su dormitorio.

En una época en la que cualquiera que siga por Twitter a Ausiello y Kristin puede ver arruinado su seguimiento de todas las series (hay que ver lo que pueden spoilear en sólo 140 caracteres), es notable que los responsables de "House" lograran mantener el secreto sobre Kutner hasta la emisión del capítulo. Lo interesante de éste es que su suicidio ocurre casi al principio, en lugar de ser la gran sorpresa shocker al final, con lo que tienen luego media hora de mostrar cómo todos los personajes intentan asimilar su muerte. Puedo comprender, desde luego, la frustración de quienes lo vieran en directo y no entendieran absolutamente nada, pues no hay ninguna indicación en los episodios anteriores de que Kutner vaya a suicidarse, y el nuevo destino de Kal Penn no se hizo público hasta la mañana siguiente.

Recuerdo la enorme sorpresa que me llevé al ver la muerte del doctor Romano en "Urgencias", tirándole encima, literalmente, un helicóptero en la entrada del hospital. Pudo ser un salto del tiburón en toda regla, pero de lo que yo más me acuerdo es del humor negro y del cachondeo que presidió creo que el siguiente capítulo, el del funeral de Romano. Los chistes que hacía creo que Abby valían por un salto de la orca asesina con doble mortal hacia adelante. No llegó al tronchante nivel del funeral de Rick, el novio de Maggie O'Connell al que le cae un satélite de comunicaciones en "Doctor en Alaska", pero fue un episodio muy divertido.

Ya he expresado otras veces mi impresión sobre los derroteros de esta quinta temporada de "House", así que no quiero dar la lata con lo mismo. Reconozco que soporto algo más a Trece y espero que, si como parece, van a emplear más a Cameron, no suavicen ese lado borde que hace que sus interacciones con House sean mucho más divertidas. Las alusiones a las gafas de sol de Horatio Caine y cierta canción de The Who fueron un punto.

P.D.: Sí, el título de la entrada viene de "Suicide is painless", la canción de Johnny Mandel que servía de sintonía tanto a la película como a la serie de "M*A*S*H".
Publicar un comentario