06 abril 2009

La paradoja de McFly

ALERTA SPOILERS: No es que vaya a contar las grandes sorpresas de la quinta temporada de "Perdidos", pero por si acaso no queréis saber nada de lo que pasa en la isla, no sigáis leyendo.

Cuando uno se enfrenta a una historia de viajes en el tiempo, hay varias opciones, que Hurley y Miles ejemplificaron en el último capítulo de "Perdidos" al sacar a colación "Regreso al futuro". Podemos tener algo parecido a lo que ocurre en aquella película, en la que los viajeros temporales pueden desplazarse al pasado y modificar los acontecimientos futuros, o tener algo más ajustado a un bucle temporal, en el que el curso de los acontecimienos está cerrado, que es lo que parece que tenemos en "Perdidos" (es la dicotomía "Regreso al futuro" contra "Doce monos", como decía un crítico estadounidense).

El modelo de "Regreso al futuro" puede dar muchos dolores de cabeza. Scully se burla de ese modelo en "Synchrony", un episodio de la cuarta temporada de "Expediente X" que es un compendio de los dilemas a los que se enfrenta "Perdidos". Cuando Mulder empieza a exponer la posibilidad de viajar al pasado para enmendar algún error futuro, ella responde diciendo "y si tu hermana es tu tía y tu madre se casa con tu tío, tú serías tu propio abuelo". La posibilidad de alterar el curso de la historia puede desembocar en multitud de universos paralelos, en viajes entrecruzados para intentar enderezarla y, en definitiva, en gran parte del jaleo en el que se metió "Héroes" con Hiro y, especialmente, con el Peter todopoderoso del principio de la tercera temporada. La otra opción es la del bucle cerrado, que es justo lo que explica Faraday: lo que pasó, pasó y no puede cambiarse. Cualquier cosa que hagas, terminará desembocando siempre en la misma solución.

Los viajes de "Doctor Who" no se basan en el principio del bucle temporal, sino en el mandamiento de no interferir en el curso de los acontecimientos. Y, aún así, aunque el Doctor tenga la potestad de intervenir, ese curso no puede ser alterado, como si pretendiéramos cegar un río tirando una chinita. "The fires of Pompeii", el segundo episodio de la cuarta temporada de la serie, lidiaba precisamente con ese dilema. El Doctor y Donna se ven en la tesitura de salvar a los pompeyanos de la erupción del Vesubio para librarlos de unos malvados seres extraterrestres. Pero justo la única manera de evitar que esos seres se adueñen del planeta es provocar la erupción del volcán, con lo que la Historia no sufre ninguna variación y la que pretenden introducir Donna y el Doctor, al final, acaba dando el mismo resultado.

Es lo que Scully explica en su tesis de graduación con términos algo más científicos: "Aunque la multidimensionalidad sugiere infinitas soluciones en un número infinito de universos, cada universo sólo puede producir una solución". Por supuesto, hay quien piensa que esto no es así, pero lo interesante de los modelos de bucles temporales cerrados es que los personajes no saben cuáles son las acciones concretas que llevan a que se produzca un hecho, por lo que terminan provocándolo de manera inconsciente. Los principios éticos de Juliet, Sawyer y Kate, que piensan que no está bien dejar morir a un niño de 12 años, son precisamente los que convierten a Ben en lo que es en el presente. ¿Pero cómo van ellos a saberlo?
Publicar un comentario