27 abril 2009

La mejor detective de Botswana

La historia de "The Nº1 Ladies' Detective Agency" es curiosa porque su piloto fue lo último que Anthony Minghella dirigió antes de morir, el año pasado, y porque uno de sus productores, Sydney Pollack, sólo pudo supervisar el segundo capítulo antes de fallecer también. Entre uno y otro capítulo pasó casi un año, y la BBC y la HBO empezaron a emitir la serie hace apenas dos meses. Esas vicisitudes detrás de las cámaras no se notan en el optimismo que impregna el episodio piloto, una película de algo más de 100 minutos de duración que, además de comenzar con unos estupendos planos de la naturaleza de Botswana, donde se rodó, destaca justo por cómo el carácter alegre de Precious Ramotswe, la única (y, por tanto, la número 1) mujer detective del país, impregna la serie, un optimismo que, sin embargo, carga su cuota de desgracias a las espaldas.

Basada en los libros de Alexander McCall Smith, la serie sigue precisamente los casos que Precious debe resolver en la agencia que monta con la herencia de su padre. Son casos cotidianos, algunos conciernen a pequeños detalles de la vida normal, y otros tienen ramificaciones un poco más complicadas, como el niño desaparecido del piloto. Aunque Precious, interpretada por la cantante Jill Scott, tiene su encanto, son dos secundarios los que roban el show limpiamente. Primero, el señor Matekoni, dueño de un taller mecánico y enamorado, sin ser correspondido, de Precious, y luego Grace Makutsi, la secretaria de la agencia, y todo un hallazgo. Con un 97% de aciertos en el test de la escuela de secretariado, y su aspecto a la vez rígido y de Cañizares la de "Camera Café", Grace es eficiente, tiquismiquis y muy divertida. Bajo sus gafas y su extraño peinado resulta difícil reconocer a Anika Noni Rose, una de las "Dreamgirls" junto a Beyoncé y Jennifer Hudson, y la que pasó más desapercibida ante el vendaval Hudson.

Ésta, por otro lado, apunta a algo por lo menos entretenido. Aunque en el piloto haya algunas cosas más logradas que otras, ver cómo el trabajo de Precious se imbrica con el día a día en Gaborone, la capital de Botswana, y disfrutar de los secundarios justifica echarle un vistazo. Yo ya soy fan de Grace, quizás la secretaria más divertida desde Marilyn en "Doctor en Alaska" (pero más habladora).
Publicar un comentario