21 abril 2009

Yo (no) soy tu padre

¿Qué trauma infantil tienen algunas series yanquis para que sus personajes crezcan sin padres o éstos sean unos completos bastardos? Ahora mismo no recuerdo dónde, recopilaban todos los problemas paternos de los personajes de "Perdidos", ya sea el nuevo papel mesiánico de Christian Shepard y cómo se separó de su hijo en vida, o cómo el padre de Locke lo timó por un riñón, o el de Kate maltrataba a su madre... Ciertamente, mucho habían tardado en traer a colación a Luke Skywalker y Darth Vader para reflejar todos estos traumas.

La semana pasada, además, "Bones" también volvió a traer a colación la difícil infancia de tres de sus protagonistas. Desde la primera temporada sabíamos que Brennan creció con familias de acogida ante la desaparición de sus padres cuando ella tenía 15 años (la relación que tiene con su padre ha ido mejorando poco a poco, aunque sea un tipo peligroso), hemos aprendido que el padre de Booth era un alcohólico que les pegaba a él y a su hermano y ahora sabemos también que Sweets pasó a una familia adoptiva a los seis años, después de los malos tratos a los que había sido sometido con anterioridad (más sobre ese tema, y sobre las observaciones de Gordon Gordon, por aquí).

Por cada Keith Mars hay unos cuantos Jack Reese (o Anthony Cooper, si queréis) que se dedican a hacerle la vida imposible a sus hijos y a todos los que se interponen en su camino. También en "Life" Crews y Reese tienen sus propios problemas con sus padres. Y yo que pensaba que las madres de ficción tenían el monopolio de estos traumas desde la entrada de la madre de Norman Bates.
Publicar un comentario