19 julio 2010

Casi famosos (XXIX)

Es cierto que no hace mucho que tuvimos ronda de trabajos un poco menos conocidos de actores que ahora son más o menos famosos, centrada en su caso en parte del reparto de "Fringe". Pero como, por cuestiones laborales, esto se va a quedar parado hasta el viernes, como muy pronto, qué mejor que una edición un poco menos monotemática para pasar el rato.

Uno de los estrenos de este verano es "Rizzoli & Isles", serie policiaca de TNT que sigue a una detective de homicidios de Boston y una forense que, por supuesto, no podían ser más diferentes. Sus protagonistas son Sasha Alexander, que antes de hacerse famosa en "NCIS" fue la hermana mayor de Pacey en "Dawson crece", y Angie Harmon, que empezó a ser reconocida como uno de los fiscales de "Ley y orden". Sin embargo, lo más divertido es ver que uno de sus primeros trabajos, cuando dejó la carrera de modelo, fue "Los vigilantes de la noche", aquel spinoff psicotrópico de "Los vigilantes de la playa" hecho a mayor gloria de David Hasselhoff y su Mitch Buchanan pluriempleado.

"Rizzoli & Isles" tiene una clara conexión con "House", ya que Sasha Alexander interpretó en la sexta temporada a la vecina de Wilson y House que los dos intentan ligarse simulando que son gays. En "House", claro, podemos ver todas las semanas a Robert Sean Leonard, que después de despuntar en "El club de los poetas muertos" tuvo la oportunidad de ser el hijo de Paul Newman y Joanne Woodward en "Esperando a Mr. Bridge", una de aquellas producciones de época con el sello Merchant-Ivory. De hecho, fue su siguiente trabajo después de aquella película.

Leonard debutó delante de las pantallas con bastantes más años que esta niña que, ahí, tiene unos 11. Se trata de Evan Rachel Wood, que ahora es la reina de los vampiros de "True Blood" y que, antes de hacerse conocida gracias a "Thirteen", ya tenía en su haber unas cuantas series (como "Profiler") y películas como la del fotograma, "Digging to China", dirigida por Timothy Hutton y en la que su co-protagonista masculino era Kevin Bacon.

Mark Valley también ha dado unos cuantos tumbos antes de asentarse, por ahora, en "Human target". Muchos lo conocemos por haber sido antes John Scott, el ex compañero, ex amante y traidor de Olivia en "Fringe" (y ex marido de Anna Torv, además), o por su participación en las locuras de "Boston Legal", pero entre el enorme montón de series que Valley hizo con anterioridad figura "Keen Eddie", una serie de corta vida sobre un policía estadounidense en Londres. Lo curioso es que la rubia a su izquierda es Sienna Miller, meses antes de hacerse famosa gracias al remake de "Alfie". El de la derecha es Julian Rhind-Tutt, de esos actores que ves en un montón de sitios sin saber cómo se llama.

Antes, cuando hemos hablado de "Esperando a Mr. Bridge", no hemos dicho que la hija del matrimonio protagonista estaba interpretada por Kyra Sedgwick, que casi debutaba como actriz, con apenas 20 años, en un capítulo de "Corrupción en Miami" en el que sí, efectivamente, salía también Phil Collins llevando una de las peores chaquetas que salieron en aquella serie (y había unos estilismos que hacían daño a los ojos). El peinado a lo Rappel tampoco ayuda mucho, cierto.

Cuando se habla de "El fugitivo", no es raro que se traiga a colación la breve aparición de Julianne Moore como ejemplo de "casi famosa", pero hay otro caso todavía más notable en esa película, y es el de Jane Lynch. La actriz aprovechó que es de Chicago, donde se rodó la cinta, para aparecer como una médico amiga del doctor Kimball, que le ayuda a averiguar quién está detrás del asesinato de su esposa. Aunque "El fugitivo" tuvo mucho éxito, Lynch aún tendría que esperar a "Best in show", de Christopher Guest ("Very important perros" era su horrible título en España) y, sobre todo, a "Virgen a los 40" para empezar a hacerse de verdad conocida. Julianne Moore tardó menos, porque el mismo año de "El fugitivo" fue una de las protagonistas de "Vidas cruzadas", de Robert Altman.
Publicar un comentario