28 julio 2010

El "protestómetro" de los premios

Partamos de la base que entregar premios al mejor en cosas tan susceptibles de estar sujetas a gustos personales como las series de televisión (y las películas y más cosas) a la fuerza tiene que dejar elecciones incomprensibles, injustas y llevarnos a la conclusión de que los premios sirven para poco. Como aquí no hay modo objetivo de ver quién gana y quién no, al final la promoción y la popularidad pueden terminar decantando la balanza a favor de unos y en detrimento de otros. Pero eso no quita para que a mí me resulte muy divertido y hasta interesante ver lo que se cuece detrás de premios como los Emmy (y los Oscars, claro), qué hace que alguien salga nominado y que se necesita para ganar, y todas las anécdotas y curiosidades que suelen darse a su alrededor.

Y unos premios sin su dosis de quejas y protestas no serían lo mismo, por supuesto. La miopía de los Emmy con la ciencia ficción, los productos muy serializados o series minoritarias se merece más de una colleja, en especial porque es una tendencia tan arraigada entre sus votantes, que los sucesivos cambios de normativa para intentar dar entrada a títulos nuevos funcionan en muy raras ocasiones. Es cierto que a veces se corre el riesgo de que haya quien quiera ver en los premios una especie de canon de lo que es bueno y lo que no, pero también es verdad que, en ocasiones, nos descubren cosas que merecen la pena.

¿A qué viene toda esta diatriba? A que los TV Geek Awards vuelven a estar en marcha, los premios en los que votamos y elegimos a los ganadores los espectadores habituales de las series. Las votaciones están abiertas a todo aquél que se registre, y la lista de candidatas suele ser kilométrica, y no de únicamente cinco o seis. Sin embargo, ni estos premios se libran de tener su dosis de quejas. Como quedó patente con los ganadores del año pasado, el tirón popular sigue siendo muy importante incluso en estas votaciones públicas, y no es raro que unas pocas series, apenas dos o tres, lo acaparen todo aupadas por la movilización de sus fans. No obstante, siempre será mejor este método de elección. Por lo menos, nosotros podemos votar lo que de verdad nos gustó más en la última temporada.
Publicar un comentario