10 junio 2011

A lovely British summer

La sequía de series empieza a notarse. La temporada de otoño en Estados Unidos se ha acabado y, hasta que vayan estrenándose todos los títulos del verano, nos va a tocar ir repescando esas series que teníamos por ahí, a la espera de que tuviéramos un hueco para poder echarles un vistazo. Sé que tengo dos de ésas por ahí, de policías (por supuesto), y las dos europeas: la francesa "Engrenages" (de la que sólo he leído cosas buenas) y la danesa "Forbrydelsen", porque tengo mucha curiosidad por ver cómo es la original de dónde hicieron "The Killing". Por otra parte, en estos meses, la BBC va a emitir varias de las miniseries que tiene en nevera desde hace tiempo, incluyendo una por la que yo tengo bastante interés, "The Hour", más la segunda temporada de "Luther", así que nos ofrece una buena excusa para elegir tres series británicas a las que podemos dedicar nuestro tiempo ahora que el verano está ya aquí. Voy a intentar que no sean de época, para variar un poco.


"Mistresses" (2008-10): Cuando la serie se estrenó en Estados Unidos, quisieron compasrarla con un "Sexo en Nueva York" más realista, y aunque algo de eso hay, no termina de encapsular lo que es la primera temporada de esta serie (que es la que casi todo el mundo recomienda. Aquí hay una visión más de toda la serie). Trudi, Katie, Jessica y Siobhan son cuatro amigas independientes, con sus vidas ya formadas, que tienen diversos problemas sentimentales en los que ellas, por una razón por otra, acaban viviendo el lado de "la otra". Merece la pena por la construcción de la relación entre las cuatro amigas y por lo bien compenetradas que están sus actrices.


"Blackadder" (1982-89): Sólo los ingleses pueden dedicarse a enseñar y, al mismo, tergiversar con propósitos humorísticos su historia, prácticamente creo que desde el siglo XV hasta la Primera Guerra Mundial. Y lo hacen a través de los descendientes de Edmund Blackadder, "la víbora negra", un tipo sumamente peculiar que siempre está trazando todo tipo de planes que nunca van a ningún lado, y que tiene que soportar a aristócratas y príncipes mucho más idiotas que él. Es tremendamente divertida e inteligente, y fue la serie que hizo famoso a Rowan Atkinson antes de lanzarse a ser Mr. Bean.

"Red Riding" (2009):  Si hablamos de atmósferas muy logradas que, además, resultan tremendamente malsanas y muy inquietantes, hay que hablar de esta miniserie de tres películas que adapta una saga de libros de David Peace sobre el "destripador de Yorkshire". No todas funcionan igual de bien y, en cuanto a mal rollo, la primera (ambientada en 1974) es insuperable, pero son exploraciones realmente interesantes de hasta dñonde puede corromperse alguien cuando alcanza cierto poder. Y veréis un montón de caras conocidas en el reparto.



Bonus: "Absolutamente fabulosas" ("Absolutely fabulous". 1992-95): Está considerada una de las mejores comedias británicas de todos los tiempos, y no es por casualidad. Creada por Dawn French y Jennifer Saunders, que la co-protagoniza con Joanna Lumley, sigue a Edina y Patsy, dos amigas que comparten piso y aficiones: a saber, beber como cosacos, fumar como carreteros y ligar con todos los hombres que puedan. Son muy brutas, irresponsables, políticamente incorrectas, pero divertidísimas, y "AbFab" (como se conoce la serie en el Reino Unido) es todo un título de culto. El vídeo de arriba es sólo un botón de muestra.
Publicar un comentario en la entrada