30 junio 2011

Bolas de cristal

Hace ya varias semanas, o igual un par de meses, vengo viendo en varias marquesinas de autobús cerca del centro de Madrid publicidad de una página web que ofrece la posibilidad, a mujeres casadas, de buscar un affair entre los contactos que se ofrecen allí.Vi unos cuantos anuncios, con un eslógan creo que del estilo "¿Estás casada? Busca una aventura" o algo asi, dejé de verlos y ya no me acordé más del tema. Esas webs ahora han querido dar el salto a la televisión, y lo hicieron usando como plataforma la retransmisión de la Fórmula 1 de laSexta. No se han hecho esperar las críticas, y tampoco mi dejà vú instántaneo a "The good wife", que tuvo un caso en el que Lockhart & Gardner defendía a la propietaria de una de estas páginas, acusada de haber incitado el asesinato de un hombre que acudió a ella buscando cometer adulterio. Con su costumbre de inspirarse en titulares de periódicos para los casos (incluso en el mismo punto de partida del piloto), no es raro que la serie parezca adelantarse a algunas de las noticias más comentadas.

Ahí está el caso de Dominique Strauss-Kahn, ex director del FMI, acusado de abusar sexualmente de la camarera de un hotel. En cuando saltó el escándalo, a todos nos vino a la cabeza "VIP Treatment", un capítulo de la segunda temporada en el que una masajista llega a Lockhart & Gardner afirmando que un prominente premio Nobel había intentado violarla. "The good wife" no tenía una bola de cristal que le permitía prever que eso iba a pasar; lamentablemente, es un caso que se ha dado más de una vez entre políticos y empresarios de todo el mundo y, de hecho, los guionistas se inspiraron, en realidad, en este incidente protagonizado por Al Gore el año pasado. Tienen mucho ojo seleccionando las historias, eso desde luego, tanto como el que tuvo "El ala oeste de la Casa Blanca" inspirándose en un Obama todavía senador para escribir su trama de las primarias del senador Santos.

¿Es la decisión que Rachel toma al final de la segunda temporada de "Glee" una predicción del futuro de gran parte de sus personajes más allá de la tercera temporada? Si tenemos en cuenta todo lo dicho por Ryan Muprhy (que larga más que Shia LaBeouf de promoción de la nueva de "Transformers"), es lo que parece, y si siguen adelante con ello en una hipotética cuarta entrega, será una de las pocas cosas coherentes que hagan. Lo cierto es que no tengo mucho que comentar de los Nacionales y de los picos y los valles de esta última entrega de la serie. Mis argumentos siempre son los mismos, tanto a favor como en contra, y para no estar otra vez repitiéndolos, mejor no continúo. La irregularidad se ha vuelto muy acusada esta temporada, es verdad, pero también es cierto que han tenido rachas de buenos episodios, no muy largas, y destellos aquí y allá realmente divertidos (¿nadie se atreverá a hacer webisodios de "Fondue for two", el talk-show de Brittany?).

Pero no puedo resistirme a compartir el homenaje más simpático que les he visto hacer en dos temporadas, y a una película tan improbable para ellos, en principio, como "La dama y el vagabundo". "Bella notte", la canción que los dos camareros les cantan a Golfo y Reina mientras cenan espaguetis con albóndigas, es la serenata que acompaña a Rachel y Finn mientras caminan de noche por Nueva York.
Publicar un comentario en la entrada