14 junio 2011

Entre cero y uno

Una serie no se renueva o se cancela basándose en su calidad. Si fuera así, "Arrested Development" aún estaría en antena y "Dos hombres y medio" no habría pasado de la segunda temporada. Cada vez que se anuncia el cierre precipitado de una serie por cuestiones de audiencia, surgen los mismos comentarios, y no hay más que echar un vistazo a los de esta entrada sobre la renovación de "The Killing" para darse cuenta. A quienes no les gusta, se lamentan de que ella sí siga adelante y "Rubicón", que consideran muy superior, no pudiera disfrutar de la misma oportunidad, no queriendo ver que, lamentablemente, la audiencia de la segunda no era suficiente para mantenerla por más tiempo en antena.

Poco más de un millón de espectadores y 0,2 en los demográficos podría haberle servido a AMC con la primera temporada de "Mad Men", cuando era la primera y única serie de producción propia que tenían en la parrilla y todos los críticos y las revistas de tendencias se volvieron locos con ella. Pero que esos datos los hiciera "Rubicón", que era ya como el cuarto o quinto título propio y pasó muy desapercibida fuera de los círculos críticos, eran síntoma de cancelación segura. No deja de sorprender la polarización de las opiniones alrededor de "The Killing" y como se intenta defenestrar a AMC por renovarla con unas audiencias medias de cerca de dos millones de espectadores (y 0,5 en las demos), o por potenciar "The Walking Dead", que rondó toda la temporada los cinco millones. ¿Qué tenía que hacer la cadena? ¿Inmolarse en aras de la calidad minoritaria y dar el hachazo a dos series que le funcionan en audiencia sólo porque hay quien las considera por debajo de su estándar de calidad?

La tercera temporada de "Breaking Bad", se quedó en una media de 1,8 millones de espectadores, ligeramente inferior a la de "The Killing", y nadie puso en duda ni por un segundo que tendría cuarta entrega (los Emmys siempre ayudan). En FX, "Terriers" tuvo unos tristes 600.000 espectadores y un 0,2 en las demos, y esas cifras también la habrían cancelado en AMC. Por mucho que nos duela (y duele), el 80-90% de la decisión de aguantar una serie en la parrilla corresponde a la audiencia, hasta en el cable. HBO podrá permitirse el lujo de darle una tercera temporada a "Treme" a pesar de que 700.000 espectadores no lucen muy bien detrás de los casi tres millones de "Juego de tronos", pero les ayuda a mantener una imagen y, tal vez, a atraer suscriptores, que es lo que les interesa. En el cable básico (donde se encuadran FX y AMC, por ejemplo), la audiencia (en vivo) y la publicidad siguen siendo muy importantes.
Publicar un comentario en la entrada