04 junio 2011

El Robingate 2: La secuela

ALERTA SPOILERS: Si soportasteis a Zoey lo suficiente como para terminar la sexta temporada de "Cómo conocí a vuestra madre", podéis seguir leyendo. Si no, lo dejo en vuestras manos.

Dejemos una cosa clara desde el principio: no más novias para Ted. Es mejor que se quede soltero hasta que conozca a la Madre o que la conozca ya y esté con ella hasta el final de la serie. Cada vez que Ted tiene una novia por más de cuatro episodios, se convierte en un pesado y arrastra el resto de la serie con él. Y sólo hay dos personas que pueden salvarla y darle la mezcla de humor y corazón que la hizo famosa al principio: Barney y Robin. Desconozco si el final de esta sexta temporada está planeado teniendo en cuenta que al menos les quedan dos entregas más, pero da la sensación que Ted y su vida amorosa no va a ser el principal motor de los episodios que veremos el próximo otoño. Con ese cliffhanger tan de "Friends", el misterio a resolver no es sí Ted conocerá a la Madre, sino quién será la novia con la que se case Barney, ¿Nora o Robin?

El último capítulo nos trae de vuelta a Barnman y Robin, que tan divertidos (y tan parecidos) son juntos pero que, desde que rompieron, habían actuado en equipo con cuentagotas (el capítulo de la gala del Museo de Historia Natural fue una de esas ocasiones en esta temporada). Los guionistas reconocen que, en la quinta entrega, los separaron porque no sabían cómo hacer que la relación siguiera siendo entretenida, pero se nota que dejó posos en los dos, que todavía tienen sentimientos uno por el otro. Yo encuentro su trama mucho más interesante que la de Ted y sus novias; entre Barney y Robin se nota no sólo química, sino una conexión mayor, y el modo en el que se miran en ese último episodio todavía hace que nos preocupemos más por si acaban juntos o no. La historia de la Madre, por ejemplo, adolece de ese factor de familiaridad, de que poco a poco vayamos notando que entre los dos protagonistas de esa trama hay algo y no podemos poner el mismo interés en ella, más allá de que nos hayamos cansado o no (por eso el mejor momento de Ted fue la segunda temporada, cuando estaba con Robin).

Robin, Barney, Marshall y Lily han estado sosteniendo la serie mientras Ted y Zoey iban erosionando poco a poco lo que se había construido en la primera mitad de la temporada. Ha habido subtramas un poco más dramáticas (la muerte del padre de Marshall o la reconciliación de Barney con su padre), pero no estaban mal tratadas, y aunque más de una vez hemos vuelto a ver al Barney caricaturesco que okupó y "hundió" la quinta entrega, ha estado más controlado y comportándose más como una persona, dentro de lo que cabe. También han vuelto a traer a colación los dúos que forman tanto Barney como Robin con Lily, que siempre suelen ser graciosos, y en general, prácticamente todo lo que no tenía que ver con Ted, Zoey y el Arcadian ha funcionado relativamente bien. Pero esa trama central... Creo que prefiero aplicar fanesia.

Porque esto ya parece "Perdidos", con los fans clamando por respuestas y los creadores amagando con dárselas sólo para extender el enigma, y hace ya bastante tiempo que ese aspecto no me interesa. Se titulará "Cómo conocí a vuestra madre", pero es todo lo que gira a su alrededor lo que de verdad hace a esta comedia como es. Sí, ya no tienen la misma chispa que en las tres primeras temporadas, lo que es comprensible, pero yo ya no puedo abandonarlos así como así. Como repiten mucho Barney y Robin (y Nora), lo nuevo siempre es mejor, pero también está bien de vez en cuando volver a lo que ya conoces y todavía te gusta. Que pongan más énfasis en esos dos en la séptima temporada es lo que a mí me interesa. El Robingate es uno de sus mejores hallazgos.
Publicar un comentario