18 diciembre 2011

Teleadicciones de 2011 (y II)



A la fuerza, el repaso de este año televisivo que iniciamos la semana pasada va a estar incompleto. Entre las series que no sigo (no busquéis "Breaking Bad"), las que no he tenido tiempo de retomar aún (como la segunda temporada de "Boardwalk Empire" o la quinta de "Burn notice") y las que he abandonado (adiós, "Castle"), seguro que habrá unas cuantas ausencias. Pero, como ya comentamos, esto no es una lista de "lo mejor de 2011", sino sólo de los títulos que más he disfrutado. Y sí, "Medium" fue uno de ellos, y la despedida de todos sus actores tras el final (que no fue especialmente destacable) fue uno de los momentos del año.

- La  ¿nueva? "Fringe":  Concedemos que lo mejor de "Fringe" se emitió a finales de 2010, pero en 2011 no dejó de buscar otros modos de contar su historia ni más facetas que mostrar de sus personajes. Ver a Olivia y Walter interactuar juntos ha sido de lo más interesante de este año.

- Los policías cancelados: No sabemos si fue la cadena (NBC), la noche (jueves) o un título que remite a su origen como remake de otra serie, pero "Prime Suspect" no ha encontrado su público a pesar de haber encontrado enseguida lo que hacía especial (la interacción entre los detectives) y de tener un centro tan eficaz como Maria Bello. A "The Chicago code" le pasó algo similar; ni aprovechar los escenarios naturales de la ciudad, tener a un gran Delroy Lindo y apuntar cosas muy interesantes en la lucha de Wysocki y Colvin contra la corrupción la salvó de la guadaña.

- Los Gallagher sin vergüenza: "Shameless" es más un drama familiar que una comedia negra, y es en el primer aspecto donde mejor ha jugado sus cartas, sobre todo con los tres hermanos mayores de la familia Gallagher. Fiona, Lip e Ian intentan salir de la sombra de su padre alcohólico, pero los lazos de la familia siempre pueden más que ellos.

- Los sueños de Nueva Orleans: Puede no parecerlo, pero es cierto que "Treme" tiene un punto de vista más positivo que "The Wire". Sus protagonistas no pueden dejar de perseguir sueños por mejorar y, a veces, hasta los hacen realidad, y cualquier serie que tenga a Antoine Baptiste y sus Soul Apostles merece estar siempre entre lo mejor del año.



- El invierno ya está aquí: "Juego de tronos" tenía la tarea imposible de adaptar, de un modo inteligible y entretenido, el inicio de la saga de libros de George R.R. Martin, y ha cumplido esa tarea con creces. Los grandes personajes de los libros siguen siendo grandes (como Tyrion) y los que podían suscitar más reparos en las páginas, en la serie han recibido un retrato fascinante (como Cersei y, sobre todo, Daenerys).

- Los campeones de Dillon: La elipsis en medio del vuelo del balón durante el último partido de los East Dillon Lions es uno de los momentos televisivos del año, un momento que encapsula toda "Friday Night Lights" y todas las emociones de sus últimos capítulos. No vamos a decir que su cierre fue perfecto, pero sí lo fue su último plano sobre Eric y Tami Taylor.

- Liz Lemon es "centenaria": Pocos episodios ha habido esta temporada tan divertidos y tan acertados en su parodia como "Queen of Jordan", el capítulo de "30 Rock" que se ríe y homenajea al mismo tiempo a la saga de realities de "The real housewives". La comedia pasó la barrera de los 100 episodios con la misma locura y el mismo orden caótico de siempre.

- La sangre de Harlan: El salto cualitativo que "Justified" dio de la primera a la segunda temporada es digno de estudio. Pero ese "estudio" puede apartarnos de lo que realmente importa de la serie, y es que es, simplemente, muy entretenida de ver y proporciona gran diversión. Ese es su principal objetivo y, por el camino, lo construye con grandes personajes y una sensacional atmósfera.

- El dilema de Brenda:  "The Closer" se aproxima a su final poniendo a Brenda cada vez más cerca de una decisión dolorosa que no va a poder aplazar. Y mientras tanto, el grupo de Crímenes Prioritarios cimenta más su estatus entre los policías más divertidos de la televisión.

Menciones especiales: Ava en "Up all night", las pequeñas tontunas de Jess en "New Girl", el sorprendente final de temporada de "Warehouse 13", el retrato de Brennan en "Bones", el modo en el que se entrecruzan las tres historias de "Marchlands", la sensación de calor y agobio de "Mad dogs", Shane en "The walking dead" (a pesar de todos los pesares), el baile de Mary y Matthew en "Downton Abbey", la "a-mah-zing" Penny de "Happy endings", los sueños cinéfilos de "House" y Gwen disparando, mientras sujeta a su hija en el otro brazo, en "Torchwood: Miracle day".

Música de la semana: Esta semana se estrena en EE.UU. "The girl with the dragon tattoo", o lo que es lo mismo, la versión de David Fincher de "Los hombres que no amaban a las mujeres". Hasta el 13 de enero no la veremos en España, pero podemos ir abriendo boca con la versión que Trent Reznor y Karen O han hecho de "Immigrant song", de Led Zeppelin.
Publicar un comentario