27 diciembre 2011

Los dúos de 2011

Nunca os fieis de mí cuando digo que ya no voy a hacer más listas de final de año. Son una peste porque invaden todas las webs durante las dos últimas semanas del año (y porque los comnentarios en ellas siempre acaban subidos de tono), pero en el fondo resulta divertido pensarlas y hacerlas. El año pasado retomé un pequeño recopilatorio sobre las parejas que más me habían entretenido en sus series, las que se convertían, muchas veces en uno de sus principales atractivos para verlas, al menos, in my opinion, y este año puede ser divertido intentarlo de nuevo. Como siempre, estos dúos no tienen por qué ser románticos (aunque alguno hay), y aunque voy a procurar no repetir los de 2010, no puedo prometerlo.

- Lady Mary y Matthew Crawley ("Downton Abbey")

 Los dos primos y su complicada relación de sentimientos reprimidos y cosas sin decir ha sido, sin duda, el corazón de la segunda temporada de "Downton Abbey" y, por supuesto, de su especial de Navidad. Lady Mary ha sido uno de los personajes que más ha crecido en la serie, y sus miradas y su lenguaje corporal expresaban muy a las claras lo que sus palabras nunca explicitaban. En el especial de Navidad, además, la entrada en escena de Sir Richard Carlisle deja grandes momentos.

- Carrie Mathison y Saul Berenson ("Homeland")

La dinámica de mentor y discípulo que llevan estos dos analistas de la CIA es más compleja y está más llena de recovecos de lo que parece a simple vista. Se puede decir que casi sólo confían el uno en el otro, incluso a pesar de que, a veces, desaprueben algunas de las cosas que hacen. El modo en el que Saul se preocupa por una Carrie más frágil de lo que aparenta, y cómo ésta depende de él, es uno de los toques más humanos de una serie que se preocupa por construir de forma sólida a sus personajes.

- Raylan Givens y Boyd Crowder ("Justified")

Que sus familias lleven generaciones enfrentadas, y que ellos se conozcan desde que eran adolescentes, carga de significado cualquier intercambio que tengan, y aunque muy pocas veces trabajan juntos, cuando lo hacen aún elevan más el nivel de "Justified". Boyd es, de por sí, uno de los secundarios más interesantes de la televisión actual, y la relación de amistad-rivalidad con Raylan permite que la serie nunca sea aburrida.

- Alex y Haley Dunphy ("Modern Family")

Alguna vez hemos comentado que los tres hijos de Phil y Claire Dunphy son las armas secretas de la serie, y desde que los guionistas descubrieron el gran dúo cómico que forman Alex y Haley, las dos hermanas son insuperables siempre que tienen que llevar a cabo algo juntas. Ese "un día, tus fans trabajarán para mis fans" que Alex le replica a su hermana mayor es, sin duda, una de las frases del año.

- Pete Lattimer y Myka Bering ("Warehouse 13")

La divertida relación que tienen estos dos agentes del Servicio Secreto es uno de los mayores atractivos para los seguidores de la serie. También hemos dicho en más de una ocasión que uno de los hallazgos de la serie es dejar que su química de amigos y compañeros de trabajo fluya sin forzar la tensión sexual no resuelta, y aunque en la tercera temporada se marcaron un capítulo casi para shippers, con el clásico despertar sin recordar lo que hicieron la noche anterior, el lado cómico y de colegas acaba ganando casi siempre.

- Tyrion y Bronn ("Juego de tronos")

Los one liners de Bronn y los recursos ingeniosos de Tyrion forman un dúo que roba el show cada vez que aparecen en pantalla juntos. En los libros ya son tremendos, pero en la serie han llegado a ganarse a pulso peticiones de spin-off en el que protagonicen una sitcom que un comentarista yanqui bautizó como "Un hombre y medio". Bronn será el músculo para el cerebro de Tyrion, pero él también sabe maquinar cuando le conviene.

- Walter Bishop y Olivia Dunham ("Fringe")

Tenía que incluirlos de nuevo este año porque, con el cambio que la serie ha introducido en la cuarta temporada, la relación entre Walter y Olivia ha sido una de las cosas más interesantes de ver. No quiero añadir mucho más porque ya he hablado sobre el tema, pero tenía que dejarlos compartiendo un batido porque ninguno de los dos puede dormir.

- El Doctor y River Song ("Doctor Who")


Líneas temporales desordenadas que se entrecruzan aparte, el Doctor y River siempre aportan a la serie un toque pícaro y divertido y, en la sexta temporada, hasta cierto aire épico. River acabó ganando más peso que Amy y Rory en los últimos capítulos, y pensar que podemos estar bastante tiempo sin verla de nuevo en acción es aún peor que esperar casi un año para ver la séptima temporada.

- Robin Scherbatsky y Barney Stinson ("Cómo conocí a vuestra madre")

La clave de esta séptima temporada de la serie (y de parte del final de la sexta) está en el mayor protagonismo que le han dado a Robin y a su evolución como personaje. Su relación con Barney está proveyendo a la comedia de su esqueleto en estos nuevos capítulos.
Publicar un comentario en la entrada