16 diciembre 2011

Siempre quedará la Tardis

AVISO: Sé que hay gente muy sensible con respecto a lo que se comenta de desarrollos futuros de ciertas series, así que, para curarnos en salud, creo que debo avisar que aquí se va a hablar de cierto aspecto fundamental de la séptima temporada de "Doctor Who" que Steven Moffat ha desvelado recientemente en varias entrevistas. Y, por supuesto, quien no haya visto hasta la sexta temporada de la serie, igual se tropieza con algún que otro spoiler.

Una parte muy importante de la trama de cada acompañante del Doctor es su adiós. Hace algún tiempo, en "Den of Geek" tenían una lista de las diez mejores despedidas de acompañantes y, en algunas de ellas, indicaban que dicha despedida había ayudado a cimentar el estatus del personaje. Por ejemplo, para ellos, la marcha de Martha está un puesto por encima de la de Rose, a pesar de que ésta dejó muy tocado al Doctor, porque no sólo elige marcharse en sus propios términos y cuándo ella quiere, sino porque, además, después de inventarse una mala excusa y salir de la Tardis, acaba volviendo para confesarle al Doctor la verdadera razón por la que ya no puede seguir viajando con él. Ese detalle la eleva (in my opinion, que aquí siempre hay mucha polémica) como una de las mejores acompañantes que ha tenido el Doctor en esta nueva etapa; porque le permite ganarse su independencia de él.

Claro que no nos deja a nosotros, los espectadores, tan devastados emocionalmente como el final que tuvo Donna, casi hasta peor que la muerte que parecían preconizar los Ood a lo largo de toda la cuarta temporada. El caso es que, durante buena parte de la sexta entrega de "Doctor Who", no dejaban de sucederse las insinuaciones de que podíamos estar también muy cerca de asistir a la despedida si no de Amy y Rory, al menos de él. Los tres o cuatro últimos episodios sugerían exactamente eso; Amy ya hace tiempo que dejó de ser la chica que esperó y ahora tiene toda una vida fuera de las puertas de la Tardis en la que centrarse. Que Steven Moffat anunciara hace poco que, efectivamente, los Pond dirían adiós en la séptima temporada no hace más que confirmar todas esas pistas e insinuaciones de la sexta, y lo que nos queda por saber es si se marcharán a lo Martha (como ellos quieran) o a lo Rose o Donna (forzados por las circunstancias). ¿Moffat estará planteándose matarlos?

En una serie que cambia tanto de actores como "Doctor Who", es muy normal no sólo que los acompañantes sean distintos cada temporada, o cada dos o tres temporadas; también es normal que el propio intérprete del Doctor cambie. Matt Smith es el 11º actor en darle vida  y si también terminan confirmándose todos los rumores que apuntan que podría dejarlo en esta séptima o en una hipotética octava entrega, no será el fin del mundo. Estas renovaciones le permitieron mantenerse en antena durante casi treinta años en su etapa original, y series como "Ley y orden" y "Urgencias" consiguieron sobrepasar ampliamente la década en emisión (y hasta llegar a las dos décadas) gracias a la renovación casi total de sus repartos, y teniendo fórmulas y estructuras bastante más rígidas que las que gobiernan "Doctor Who".

Ésta es tanto una serie sobre encuentros que sobre despedidas. De hecho, casi es más sobre despedidas porque el Doctor rara vez vuelve a encontrarse con los personajes con los que trata en cada episodio. Y teniendo en cuenta que, como hemos comentado muchas veces, los verdaderos protagonistas son los acompañantes, de éstos hay que contar también el final de sus aventuras con el Doctor, y no sólo el principio. Incluso cuando esos finales pasan décadas más tarde de su marcha  de la Tardis,  porque pocas cosas hubo más emocionantes en el cierre de la sexta temporada que el Doctor descubriendo que su viejo amigo el brigadier había muerto. Que Amy y Rory se marchen es inevitable, todavía más tras los eventos de la temporada pasada y, además, su historia así estará completa y tendrá más peso. Como dice una canción, "un final impresiona más".
Publicar un comentario