18 febrero 2012

Torrents, mentiras y cintas de vídeo

El cierre de Megaupload y la polémica tramitación de la ley SOPA en Estados Unidos han vuelto a incendiar Internet con debates, iniciativas y, reconozcámoslo, todo tipo de demagogias sobre la piratería online de series y películas. Vuelven esas eternas discusiones bizantinas que ya nos torturaron durante la aprobación de la ley Sinde-Wert, como se la conoce ahora, y que al final nunca conducen a ningún sitio porque a lo que se reduce todo es a una mera cuestión de números. Como decían en "Cabaret", el dinero hace girar el mundo. Ahí es donde entra un curioso estudio que también ha dado rápidamente la vuelta al mundo interneteril, un estudio de un par de investigadores de la universidad de Minnesota y el Wellesley College que echa una mirada al efecto que la piratería online de películas tiene en la taquilla fuera de Estados Unidos de estos títulos.

En una de las webs que recogen este trabajo afirman que, para cualquiera que viva fuera de EE.UU., sus conclusiones son bastante obvias, pero no dejan de ser interesantes, teniendo en cuenta que el estudio sólo apunta posibles tendencias y explicaciones plausibles, no una relación confirmada de causa y efecto. Lo que viene a decir es que la piratería no afecta a la taquilla estadounidense (a no ser que lo que se filtre sea una versión sin terminar de la película semanas antes del estreno, como ocurrió con "Lobezno" y aquella copia sin los efectos especiales terminados), y que parece que su efecto sobre la taquilla internacional está muy relacionado con el retraso en el estreno de determinadas películas, especialmente cintas de ciencia ficción o de acción. Podéis añadir un "te lo dije", si queréis. Lo que dicen los investigadores es "no vemos pruebas de un elevado desplazamiento de ventas en los resultados de la taquilla estadounidense después de la adopción de BitTorrent, y sugerimos que el retraso en la disponibilidad legal del contenido en el extranjero puede estar detrás de las pérdidas por la piratería".

Los autores del estudio no lo recomiendan, pero todos sabemos que son los estudios de Hollywood los que tienen la llave para reducir en gran parte la piratería acortando, simplemente, los plazos de estreno internacional. Ya se han dado pasos en esa dirección; en el trabajo apuntan que, en 2004, el tiempo medio que tardaba una película en saltar al mercado internacional era de 10,5 semanas (casi tres meses), y esa separación se redujo hasta las cuatro semanas en 2010, y con estrenos casi simultáneos para unos pocos blockbusters que vivirán o morirán dependiendo casi exclusivamente de la taquilla del primer fin de semana. Pero sigue habiendo algunas películas que caen víctimas de los recovecos de la distribución internacional cinematográfica, unos recovecos que yo renuncio a entender la mayor parte del tiempo.

Tomemos por caso "Scott Pilgrim contra el mundo". Es una película con un target de público muy claro y, francamente, no muy amplio, al menos en España, pero un target que tenía cierta expectación por verla. La cinta se estrenó en Estados Unidos el 13 de agosto de 2010, con una taquilla no demasiado impresionante. No llegó a España hasta el 12 de noviembre (de hecho, no se vio en el resto de Europa, excepto el Reino Unido, casi hasta ese mes), varios días más tarde de que el DVD se pusiera a la venta en Norteamérica, y en todos esos meses que pasaron, una simple búsqueda por Internet te permitía encontrar versiones para descargar en diferentes calidades (malas casi todas). Resultado, otro fracaso en la taquilla española como "Kick-Ass", que no se vio por aquí hasta el mes de junio de ese mismo año, cuatro meses después de su estreno en Estados Unidos.

Si luego entramos en los retrasos en los estrenos de algunas películas dentro de España, ya sí que no hay forma de aclararse. O sí que la hay, pero es bastante deprimente. Sólo un ejemplo; en León deben quedar un par de multicines (uno de ellos en un centro comercial) de los cinco o seis que había abiertos hace una década. Allí, "The artist" ha tardado me suena que un mes en estrenarse después de su fecha oficial de llegada a España, y eso ya una vez que se sabía que la película iba directa a arrasar en todos los premios habidos y por haber. Sé que aquí intervienen otros factores, pero no me digais que eso no os ha llevado también muchas veces a buscar si cierta película se podía descargar.
Publicar un comentario en la entrada