29 febrero 2012

Los locos mundos de Tumblr y Broadway


A Twitter le salió hace unos años una dura competencia en cuanto a su capacidad de espoilear prácticamente cualquier serie al minuto de que el capítulo semanal hubiera terminado su emisión: Tumblr. Este servicio de microblogging permite a sus usuarios compartir con rapidez sus aspectos favoritos de una serie, por ejemplo, a través de fotos, pósters, fan art de todo tipo, gifs (como éste de la alfombra roja de los BAFTA), y rebloguear hasta el infinito todo lo que vean en otros Tumblrs que les guste. De hecho, parece que Tumblr se reduce a un bucle de reblogueos y "me gusta" infinito (veremos si Pinterest aguanta el tirón). También es el método más infalible de perder horas y horas de nuestro valioso tiempo (como me pasa cada vez que entro en este dedicado a Liz Lemon) y, como hay Tumblrs dedicados a exprimir todas las series que os podáis imaginar, puedes también dedicarte a cultivar tu lado fan/groupie/hooligan/obsesionado todo lo que quieras.

Por supuesto, también hay gente que decide darle una vuelta de tuerca al asunto (como el póster de arriba, que he visto en el Tumblr de "Como un fénix"), y que utiliza el servicio para entregarse a iniciativas muy peculiares que no darían para un blog y que en Twitter, donde las imágenes no pueden verse al instante, perderían la gracia. "Basura and TV" recogió cinco ejemplos hace poco, entre los que mi favorito siempre será el de las lámparas de "Downton Abbey", y con la próxima emisión en HBO de la película "Game change", que narra la campaña republicana para la presidencia de 2008 y el papel de Sarah Palin en ella, a alguien se le ha ocurrido fusionarla con "Juego de tronos" y crear "Game change of thrones", un Tumblr que intercambia entre las dos fotos y diálogos (y del que quizás la mejor mezcla sea ésta).


En su cuarto capítulo, "Smash" parece haberse estabilizado en cuanto a audiencia, después de haber ido perdiendo espectadores progresivamente desde su promocionado estreno el día después de la Super Bowl, pero aún no da la sensación de haberse encontrado del todo creativamente. O, en realidad, algunos personajes se han encontrado (Julia y Tom, por ejemplo, y Eileen) y otros aún están demasiado encorsetados por los clichés (Ivy y Karen, aunque la primera está teniendo poco a poco más matices si sólo prestamos un poco de atención). Las partes que tratan sobre el montaje del musical, ya sean los intentos de Eileen por recaudar el dinero necesario para producirlo como los vistazos al proceso creativo de Julia y Tom, son realmente interesantes de ver, y los ensayos de los números suelen verse realmente bien. Es el drama fuera de las tablas lo que no está tan logrado, ya sea la trama de la adopción de Julia y su marido o la excesiva ingenuidad de Karen, y los momentos de karaoke se notan tan artificiales como en "Glee".

Y sí, "Smash" está siendo bastante predecible, pero también entretenida y, por momentos, hasta divertida. La animadversión entre Tom y Derek, por ejemplo, deja algunos buenos momentos humorísticos, y cualquier número que involucre a Ivy Lynn tiene siempre el potencial de convertirse en un showstopper. He de reconocer, además, que las canciones escritas para "Marilyn: The musical" me recuerdan casi siempre mucho a las que la misma pareja de compositores, Marc Shaiman y Scott Whitman, escribieron para el musical de "Hairspray" (aquí tenéis "Good morning, Baltimore" y "You can't stop the beat" para que comparéis con "The national pastime" y "Let me be your star", aunque igual éstas no son las más indicadas para esa comparación). Tengo bastante curiosidad por ver cómo terminan la temporada.
Publicar un comentario en la entrada