12 febrero 2012

El río del misterio

Un crítico estadounidense decía, a propósito de "The river", que, curiosamente, la serie había decidido emplear más el esquema de "Expediente X" que una serialización extrema para sus capítulos; cada semana hay una maldición o un fantasma al que la tripulación del Magus se debe enfrentar, explicando siempre en qué consiste dicha maldición y cuál es el modo de evitar que los mate a todos. Por supuesto, es muy probable que, como hemos visto en los dos primeros episodios, todas esas leyendas misteriosas estén de algún modo relacionadas con la desaparición en la selva amazónica de Emmet Cole, el explorador televisivo al que su familia sale a buscar acompañados del ex productor de Cole y un cámara, que quieren convertir dicha búsqueda en un programa de televisión. Como ya comentamos ayer, "The river", creada por Oren Peli ("Paranormal activity") y con Michael Green ("Kings") de showrunner, utiliza el esquema del found footage para contar la historia y crear tensión y terror sin necesidad de tener un presupuesto desorbitado. Insinuando sin mostrar nada se puede ser realmente efectivo en este campo.

Además, las historias de exploradores perdidos en medio de una selva que desconocen dan también mucho juego, y los responsables de la serie van a tirar también del folklore de la zona (el corpo seco del piloto es, realmente, una leyenda popular brasileña) para poner a sus personajes en medio de situaciones que, con un poco de suerte, ya dan un poco de miedo sólo con la escenografía del barco medio averiado en el río en medio de una noche oscura, con todo tipo de sonidos provenientes de la vegetación de las orillas. Sin embargo, eso raramente aguanta más allá de los primeros capítulos, y ya sólo a partir del piloto, así que veremos cómo sostienen la tensión y el ambiente de miedo a lo desconocido. Por supuesto, también habrá que esperar para ver si la investigación del destino de Emmett Cole avanza rápido o la alargan todo lo que puedan. De momento, por lo poco que se ha visto de él a través de las cintas que dejó grabadas, parece que se le fue la cabeza de algún modo y acabó un poco como los conquistadores españoles que se perdieron buscando El Dorado.

De hecho, es posible que todos acaben como Lope de Aguirre, que es un clásico de las historias de gente encerrada en un único lugar y de los cuentos de exploradores que iban a sitios lejanos y, como se decía entonces, por civilizar. La falta de escrúpulos del productor y el cámara, capaces de lo que sea por conseguir una buena toma, y los sentimientos encontrados de la familia de Cole podrían derivar por ahí sin problema, si los personajes mejoran un poco y son algo más tridimensionales que en el piloto. No da la sensación de que "The river", de golpe, evolucione hacia "El corazón de las tinieblas", y aunque hay bastantes aspectos que no terminan de encajar bien (el hijo de Cole es un poco insoportable, y el mecánico y su hija parecen estar para poco más que para explicar historias de fantasmas), hay que reconocer que las muñecas dan genuino mal rollo, y ese mono... La audiencia no ha sido especialmente destacable en su estreno, así que veremos hasta dónde puede llegar la serie y si, al menos, ofrecen los sustos que prometen.

Música de la semana: Esta semana se ha cumplido un año del final de "Friday Night Lights", una serie que tenía una banda sonora tirando hacia lo indie bastante interesante. Casi todos los grupos que sonaban eran de Texas o del sur de Estados Unidos, y entre ellos, unos de los que aparecieron más veces fueron Heartless Bastards, a los que Matt y Julie fueron a ver actuar, por ejemplo, en un festival Austin City Limits. La canción que tocaron en ese capítulo era "Sway".
Publicar un comentario en la entrada