25 enero 2013

Viernes musical (16): "Pushing daisies"



Entre 2007 y 2009, justo antes de que "Glee" aterrizara en FOX, ABC tuvo en antena lo más parecido a una serie musical que podía verse en aquel entonces, un pequeño experimento burtoniano de Bryan Fuller llamado "Pushing daisies". No es que en todos los capítulos hubiera elaborados números de baile, pero el ritmo que llevaban los acercaban bastante al de un musical y, de vez en cuando, aprovechaban la experiencia en Broadway de Kristin Chenoweth (y de Ellen Greene) para marcarse unos breves momentos en los que su personaje, Olive, rompía a cantar porque, como dice el Narrador en el vídeo de arriba, a veces su corazón no podía resistir tanta emoción y se abría a la música. El vídeo, por cierto, y la versión de "Hopelessly devoted to you" (que hizo famosa originalmente Olivia-Newton John en "Grease"), fue la primera vez que Chenoweth expresaba los sentimientos de Olive sobre el pastelero Ned, enamorado de su novia "cadáver" Chuck, en forma de canción, aunque no sería la última (la última sería a través de este "Hello" de Lionel Ritchie). Y, por cierto, que "Pushing daisies", cancelada en su segunda temporada, sigue teniendo hasta ahora la mejor frase para cerrar una serie que yo he visto en televisión: "Ocurrieron eventos que no son, no fueron y no deberían considerarse un final. Porque los finales, como sabemos, es donde empezamos".

3 comentarios:

Akane dijo...

Ay, Pushing Daisies, es de las cancelaciones que más me van a doler nunca (junto con Life, de la misma añada). Esta sí que es mi serie "happy place" por excelencia, y cuando puedo vuelvo a ella un rato :). Qué grande Olive (y sus escenas con Emerson).

PD. Se me hace raro ver al pastelero Ned como el rey elfo Thranduil en El Hobbit!

MacGuffin dijo...

Lee Pace está muy, muy raro en El hobbit :)

hidden_angel dijo...

"Pushing Daisies" es de ese tipo de series que sabes que no le van a gustar a todo el mundo pero porque era el amor en estado puro y eso es difícil de soportar. Pero me encantaba y Olive fue un gran personaje. Pero es que todos estaban adorables en ella.
Al menos, tuvieron la oportunidad de decir adiós en condiciones que no es algo que muchas series puedan decir. Se echa de menos al Pie Hole.