25 abril 2014

Besé a una chica

Cuando decidió iniciarse en las series de producción propia, MTV optó por salirse un poco de las normas no escritas de los títulos dirigidos al público joven y adolescente. Tardó un poco en acertar (nadie quiere acordarse del remake de "Skins"), pero finalmente encontró en "Teen Wolf" el drama de corte fantástico con cierto aire de culto, y en "Awkward" la comedia que podía servir de faro para otros títulos que llegaran detrás. Al fin y al cabo, ni siquiera en ABC Family son habituales las comedias de instituto de 20 minutos que, además, intentan aportar algo un poco diferente al género. "Awkward" apostaba por un humor más bien ácido y con cierta mala leche, y el nuevo estreno de MTV, "Faking it" aprovecha algunos de los hallazgos tonales de esa serie para luego hacer otra cosa. Mantiene el formato de comedia de 20 minutos y un tono que no es de sitcom, sino de esas series de humor que no viven tan pendientes del gag, sino de que las situaciones divertidas lleguen de otra manera, a través de los personajes.

"Faking it", eso sí, tiene un punto de partida que puede ser, potencialmente, una fuente de problemas. Sus dos protagonistas son dos amigas, Amy y Karma, que van a un instituto muy tolerante de Austin, Texas (una ciudad cuyo lema es "keep Austin weird", lo que ya explica bastantes cosas), y en el que pasan totalmente desapercibidas. El centro es tan tolerante, que todos los que en otros lugares serían marginados sociales, aquí son los guays, los populares, y eso incluye a los homosexuales. Por accidente, medio instituto empieza a suponer que Amy y Karma son pareja, y como eso las coloca de golpe en lo más alto de la pirámide social del centro, deciden seguir adelante con la farsa. Es una premisa que es todo un campo de minas; pueden encontrarla ofensiva tanto el público conservador como la comunidad LGTB, y cómo trata la televisión la integración racial y sexual en la sociedad es uno de los temas favoritos de los medios estadounidenses.

Sin embargo, por lo visto en el piloto, Carter Covington, un veterano de "Greek" y "10 razones para odiarte" encargado de supervisar la serie, parece haber dado con la tecla para lograr que "Faking it" sea divertida sin resultar ofensiva ni blanda. O, al menos, resulta bastante prometedora en ese aspecto. La relación entre Karma y Amy es un poco más compleja de lo que parece a simple vista, y ese giro a lo "Popular" de que los padres de Amy y la rubia malvada del instituto estén prometidos puede aportar situaciones divertidas y embarazosas, que es una de las fuentes de chistes de estas series. Un sólo capítulo es muy poco para determinar si "Faking it" es una digna heredera de "Awkward", cuya primera temporada es toda una pequeña y original joya, pero sí puede resultar un soplo de aire fresco en el género, sobre todo por su tratamiento de las relaciones homosexuales y de cómo las perciben los jóvenes actuales. Y como nota curiosa, una de sus protagonistas, Katie Stevens, que llegó a colarse en el top 8 de la novena temporada de "American Idol".
Publicar un comentario en la entrada