06 abril 2014

Hannah es feliz

ALERTA SPOILERS: Con un poco de retraso, pero es el turno de hablar del final de la tercera temporada de "Girls". Ya sabéis lo que sigue.

En uno de los breves vídeos que tiene la web de HBO sobre los temas de cada capítulos de "Girls", Lena Dunham apunta que esta tercera temporada ha girado un poco más sobre el equilibrio y las diferentes prioridades que tiene cada una de las protagonistas. O, más bien, de la necesidad de que decidan qué prioridades son realmente importantes para ellas. ¿Hannah quiere que funcione su relación con Adam, quiere tener un trabajo con un buen sueldo, o quiere perseguir su sueño de ser escritora? ¿Marnie quiere trabajar en una galería de arte de nuevo o quieree un novio que sustituya a Charlie? ¿Shoshanna quiere ser la chica libre y salvaje del principio de la temporada o la estudiosa a la que hace mucha ilusión comprarse toda la parafernalia para su graduación de la universidad? ¿Y qué quiere Jessa? ¿Tiene alguna idea? Porque lo único que ha quedado claro en estos capítulos de ella es que es tóxica y destructiva para los demás, y que tiene que aclarar su mente. ¿Pero tiene algún interés en hacerlo?

Puede ser que no hayamos tenido un "One man's trash" como hubo en la segunda entrega, pero esta tercera temporada se ha visto más coherente, con un mayor sentido de la unidad. El viaje de Hannah desde el principio, cuando no tiene nada más que Adam, al final, con ese ingreso en el taller de escritura de la universidad de Iowa, parece acercarla un poco más a la felicidad, o a cierta idea de felicidad que pueda. "Mantén el trabajo, no al chico", le dice su madre, y es un consejo que puede venirle muy bien. Céntrate en las cosas que dependen de tí. Es cierto que puede ser algo extraño de decirle a alguien que sólo se preocupa de sí misma, pero ese aferrarse a Adam casi irracionalmente, preocupada después de que todo el mundo le diga que, ahora que está en Broadway, puede resultarle difícil conservarlo, vuelve al tema que comentábamos antes, al establecimiento de prioridades. Ser adulto implica decidir y darte cuenta de que no puedes tenerlo todo, que es una lección que Hannah aprende también durante su breve estancia en GQ.

El punto álgido de la temporada ha sido, no obstante, "Beach house", el episodio en el que Marnie organiza un fin de semana de playa en los Hamptons con la esperanza de "arreglar" su amistad. La pelea que se organiza entre las cuatro, con esa Shoshanna cruelmente certera, y borracha, es uno de los momentos más reales y crudos de la serie. La cuestión principal, por qué todas ellas siguen siendo amigas, queda expuesta en toda su desnudez, en un movimiento que jamás le vimos hacer a "Sexo en Nueva York", por ejemplo. "Girls" sabe que las amistades entre un grupo de mujeres son mucho más complicadas que las que se ven en televisión, y que pueden continuar siendo colegas aunque se critiquen y discutan. Todos los personajes en la serie creen ser de una manera diferente a cómo son de verdad (excepto, tal vez, Ray), y esa diferencia entre la imagen en tu cabeza y lo que está pasando en realidad es la fuente de muchos problemas.

Además, esta tercera temporada de "Girls" ha sido realmente divertida, ya fueran los momentos de vergüenza ajena a costa de Marnie (como ese dueto de "Rent" que se empeña en cantar con Hannah en su fiesta de cumpleaños), o esos chistes sobre lo encantados de haberse conocido que están los actores (más una aparición especial de Patti LuPone demoledora). Es un humor más bien tirando a incómodo, muy a veces de Judd Apatow, pero que contribuye a quitarle un poco de hierro a las cosas que vemos hacer a Hannah. Ahora la pregunta es si aprovechará esta oportunidad de ser feliz, o sí estropeará de nuevo su equilibrio.

Música de la semana: Marnie sigue intentando ser cantante, y esta vez lo intenta con Desi, uno de los compañeros de la obra de Adam. La canción folkie que ambos cantan en la noche de micro abierto está escrita por Jack Antonoff, miembro de Fun. y, a la sazón, pareja de Lena Dunham. Y ésta, a cambio, ha dirigido el videoclip de "I wanna get better", el primer single del nuevo grupo de Antonoff, Bleachers, en el que igual reconocéis a alguna otra cara televisiva.
Publicar un comentario