20 abril 2014

El espíritu de los Coen

Las adaptaciones a televisión de películas de cierto éxito se está convirtiendo en una plaga. El estudio Paramount resucita su división de ficción televisiva trabajando en series de "El show de Truman" y "Ghost", y parece que cualquier canal dispuesto a lanzarse a la arena de las series de producción propia juega sobre seguro haciendo su reimaginación de alguna película conocida. Esto no es nuevo, ahí estaba aquella sitcom de "Armas de mujer" protagonizada por Sandra Bullock o, ya que hablamos de ella, la adaptación de "La red" con Brooke Langton, pero es cierto que da la sensación de que, ahora, está llegando un punto de saturación con todos estos proyectos. En medio de este clima, que FX anunciara que su nuevo canal FXX iba a emitir una adaptación al formato miniserie de "Fargo", película de los hermanos Coen de 1996, fue recibido con escepticismo, por decirlo finamente. ¿Qué necesidad había de hacerlo? ¿Se iban a limitar a contar otra vez la historia de Jerry Lundegaard, los patosos matones a los que encarga un trabajo y el sentido común a prueba de bombas de la policía Marge Gunderson?

A veces, lo que ocurre es que, una vez que se estrenan y que los críticos tienen ocasión de ver más episodios, los prejuicios se van volando y lo que queda es lo que el guionista Noah Hawley ha hecho con el material y con la bendición de Ethan y Joel Coen, y eso es una miniserie que puede ser realmente interesante. Hawley, ex guionista de "Bones" y creador de una comedia policiaca tan peculiar como "The Unusuals", se impregna por completo del espíritu y el tono no sólo de "Fargo", sino hasta de "Sangre fácil" y "No es país para viejos", presentando a gente como Lester Nygaard, el apocado y frustrado vendedor de seguros que va acumulando desprecios y desgracias hasta que ya no puede más, o ese hallazgo que es Lorne Malvo, un asesino a sueldo al que le gusta sembrar pequeñas semillas de caos entre la gente, sólo para ver qué ocurre. Como él sabe muy bien, la gente que no tiene demasiadas luces siempre termina recurriendo a la violencia y, además, se vuelven totalmente imprevisibles.

Esos criminales tirando a estúpidos son unas de las marcas de la casa de los Coen, y esta "Fargo" va a utilizar también esas sangrientas consecuencias que tienen los actos de esas personas. Nygaard no es idiota, pero sí es un tipo muy gris y con pocos recursos, alguien que se cansa de que todo el mundo lo subestime, pero que no está preparado para tomar la iniciativa. Martin Freeman es una gran elección de casting para él, del mismo modo que lo es Billy Bob Thornton para ese Lorne (que parece una versión menos psicópata de Anton Chigurh). Será interesante ver cómo hace suyo la debutante Allison Tolman el papel de la policía cuyo aspecto y amabilidad generales no hacen sospechar que pueda ser una investigadora mucho más eficaz de lo que parece, pero sin perder nunca la calma. El primer episodio de "Fargo" aprovecha perfectamente las largas carreteras nevadas y aquella metáfora que usaba la película de que bajo el tranquilo exterior de la nieve blanca había todo tipo de pulsiones violentas teniendo lugar, y hasta mantiene el peculiar sentido del humor de los Coen, a veces bastante negro y siempre muy deadpan, como dicen los anglos.

Por cierto, que Billy Bob Thornton ha trabajado en un par de ocasiones con los hermanos, siendo la más destacada "El hombre que nunca estuvo allí", una cinta noir en blanco y negro en la que era el vivo retrato de Humphrey Bogart.

Música de la semana: Richard Shephard, director habitual de varios capítulos de "Girls", tiene una película protagonizada por Jude Law, y titulada "Dom Hemingway", que es una curiosa mezcla entre esas comedias criminales británicas que tanto éxito tuvieron a finales de los 90 y principios de los 2000, el indie estadounidense y el teatro, con unos monólogos a cargo de Dom que parecen escritos por un Shakespeare demente. No deja indiferente, y lo que sí tiene es una notable banda sonora, que se cierra con este "Debaser" de Pixies.
Publicar un comentario