26 marzo 2007

El Sol sobre Berlín

Un poco de cine en sesión doble:

- "El buen alemán": El cine negro de los 40 es, desde luego, un género en sí mismo fascinante, con esas iluminaciones y esos encuadres tan expresionistas y esos personajes amorales dispuestos a hacer cualquier cosa con tal de salir adelante. A Steven Soderbergh debe encantarle, porque "El buen alemán" es un homenaje casi plano por plano de muchas de esas películas, además de contar con una trama y un escenario (el Berlín en ruinas en el periodo de tiempo entre la conferencia de Potsdam y el lanzamiento de la bomba atómica sobre Hirshima) que remiten inevitablemente a "El tercer hombre".

Técnica, y visualmente, es un ejercicio de estilo digno de verse, ya que no sólo la iluminación y los movimientos de cámara remiten al noir de los 40 (la escena del desfile, además, parece sacada de una película de Hitchcock), sino también la interpretación de los actores. Quizás sea en Cate Blanchett (que parece haber seguido un modelo aligerado de femme fatalle a lo Marlene Dietrich) en quien más se note esto. Sin embargo, a pesar de ese despliegue técnico, y de ambientar la historia en la "caza" estadounidense simultánea de los cerebros alemanes que fabricaron las bombas V-2 y de los criminales de guerra involucrados en el Holocausto, la película no termina de despegar, ahogada en el homenaje formal.

- "Sunshine": La nueva película de Danny Boyle es un thriller de ciencia ficción con un punto de partida original. En 2057, ante el estado moribundo del Sol, que ha sumido la Tierra en un invierno perpetuo, un grupo de ocho personas se embarca en una misión para lanzar una gigantesca bomba de fisión nuclear, con la masa de la isla de Manhattan, y volver a encender la estrella. Detrás de esta bomba va unida la nave donde los tripulantes pasarán casi tres años, entre el viaje de ida y vuelta. Sin embargo, ya cerca de llegar a su destino, descubren una nave enviada siete años antes a realizar la misma misión, y que fracasó por causas desconocidas.

Independientemente de si la película es o no rigurosa desde el punto de vista científico (el Sol, la verdad, está muy bien hecho, y logrado, en su mayoría, sólo con efectos de iluminación), lo que de verdad interesa es el viaje psicológico que hacen esas personas a la vez que se desplazan hacia el Sol. Meses confinados en el mismo espacio cerrado, entrando, además, en una zona donde el viento solar no les permite comunicarse con la Tierra, unidos a una enorme bomba que puede destruirlos en segundos... Todo eso es la base sobre la que se va construyendo la trama. No es que ésta aporte nada nuevo, aparte de ese punto de partida, pero está a años luz de "Armageddon", por ejemplo, dejando de lado cualquier épica. Por otro lado, se parece más a "28 días después" de lo que podría parecer (además de que ambas las protagonice Cillian Murphy).

Publicar un comentario