19 marzo 2007

Personaje busca nueva serie de éxito

Desde hace unas semanas, la comidilla en casi todos los blogs de televisión es el spin-off de "Anatomía de Grey" centrado en la doctora Addison Montgomery, un personaje que, en principio, sólo iba a aparecer en un par de capítulos de la primera temporada. Lo que parecía un rumor interesado para publicitar todavía más el final de temporada de la serie, que se aprovechará como piloto del spin-off, ha resultado ser toda una realidad, con un reparto de campanillas, y sólo falta que ese capítulo especial de dos horas guste a la ABC para que tengamos una "Anatomía de Addison".
Esta maniobra no es nada inusual en este mundillo televisivo en el que nada se tira y todo es susceptible de reaprovechamiento y reciclaje. Los spin-offs son una buena manera de seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro y, si la serie original se acaba, sigues tendiendo algo que remite a ella para intentar aprovechar el tirón. Pero, lógicamente, no siempre se acierta. "Joey" no pudo capitalizar el éxito de "Friends" y sólo conoció dos temporadas. "Frasier", sin embargo, salió exitosamente de debajo de la sombra de "Cheers" y se convirtió en una de las mejores telecomedias de los 90.
Los lectores de MacGuffin ya sabéis que a mí no me gusta especialmente "Anatomía de Grey". Es un culebrón puro y duro y, aunque a veces tiene situaciones logradas y hay un par de personajes muy bien dibujados, mi aversión por Meredith Grey es insuperable (y por George O'Malley). Addison Montgomery es uno de esos buenos personajes de la serie, y con potencial, por lo que no es raro que hayan pensado en ella para desarrollar una nueva serie. Su spin-off entra dentro de los clásicos, los que aprovechan un personaje de un programa de éxito. Pero también hay otros, que utilizan una línea argumental poco, o nada, vista en su serie progenitora. Ahí se encuadra "Caprica", el spin-off de "Galáctica" que Ron Moore y David Eick están preparando y que, al parecer, estaría ambientado en ese planeta en los cuarenta años en los que los humanos no supieron nada de los cylones.
Publicar un comentario