22 marzo 2007

Cambia algo para que todo siga igual

Con esto de elegir a los mejores personajes de la televisión, hay un aspecto que no comentamos y que, últimamente, es la enseña de algunas de estas nuevas series de éxito: la evolución de los personajes. Hemos señalado algún caso de un personaje que vemos cambiar, aunque sea muy sutilmente, a lo largo de los capítulos, pero, por lo general, los protagonistas de una serie no evolucionan. Son el ancla sobre la que gira todo, así que se mantienen esencialmente inalterables, a no ser que se quiera dar un giro a la dirección que lleva la serie (en "Galáctica", de esto saben un rato). Lógicamente, estos cambios conllevan un riesgo, y han de medirse bien. Si Scully empieza a creer en marcianos, por ejemplo, "Expediente X" ya va de capa caída.
Valga también este comentario para esos amagos de evolución (clásicos, por cierto) que vimos el martes pasado en "House", con el cierre de la subtrama del detective Tritter. Parece que va a ser tónica general en los episodios que quedan; hacernos creer que House se vuelve más humano para al final volver a ser el borde adicto a la Vicodina de siempre.

¿Cómo conjugar una serie de larga duración con unos personajes casi inalterables? Puedes hacer que las situaciones que los rodean sean diferentes (que Chandler y Mónica se casen, por ejemplo, o que Daphne descubra que a Niles siempre le ha gustado). Una telecomedia tiene mucho de fórmula, así que este recurso es muy habitual. Los dramas pueden optar por esa frase tan manida de "renovarse o morir", y teniendo en cuenta que, desde hace ya unos años, los personajes en televisión son más interesantes que en algunas películas porque son más complejos y los vemos ir evolucionando a lo largo de los episodios, este camino se ha convertido en más habitual de lo que era antes. Lo que no quiere decir que en series como "Canción triste de Hill Street" los personajes se mantuvieran siempre igual. Ésta fue una de las pioneras en el desarrollo de los protagonistas como se entiende actualmente.

De todos modos, y como decíamos, siempre tendrás algo que se mantendrá inamovible, ya sea la trama o a algún protagonista. Y las cosas pueden cambiar mucho de una temporada a otra. En una serie como "Héroes", si en la primera temporada los personajes van descubriendo sus poderes y aprendiendo a vivir con ellos, es normal que muchos de ellos la terminen siendo diferentes. El truco está en seguir haciendo eso sin traicionar los principios del programa una vez que las presentaciones han terminado.
Publicar un comentario