23 marzo 2007

Las luces de la noche del viernes

La serie nueva en EE.UU. que más apoyo de la crítica está recibiendo, y que aún está en la cuerda floja sobre su renovación por culpa de unas audiencias no muy boyantes, es "Friday Night Lights". Una adaptación a la televisión de una película que, a su vez, se basó en un libro que utiliza al equipo de fútbol americano del instituto de un pequeño pueblo de Texas para hablar de todo ese pueblo. "Sólo es fútbol", dice el nuevo entrenador en un momento del piloto, pero todo el mundo deja muy claro que las victorias, y las derrotas, del equipo afectan al orgullo de los habitantes de Dillon como conjunto, lo que representa una gran presión.
Por ahora, y después de tenerlo en la nevera un montón de tiempo, sólo he visto el primer capítulo, y me ha intrigado lo suficiente para seguir viendo más, además de las críticas que he leído por ahí. Aquí, aunque la clásica trama deportiva tiene mucho peso, se ven ciertos detalles que muestran que la serie, en realidad, no va sobre fútbol americano (igual que "Verónica Mars" no va sobre una adolescente que resuelve casos), aunque éste sea una gran herramienta para mostrar el pulso de toda una comunidad, desde la incansable sed de ganar al importante papel de la religión. Todo está rodado, además, con estilo cámara en mano semi-documental que, a veces, recuerda también al cine independiente americano, y que no se parece en nada a lo estamos acostumbrados a ver en la tele ahora mismo (que yo recuerde, sólo "Galáctica" tiene ese estilo documental, y "Medium" es otra serie que usa mucho la cámara en mano).
Según vaya viendo más, iremos comentando. De momento, la familia del entrenador (un Kyle Chandler muy en su papel) me parece un gran hallazgo, y lo mismo Matt Sarracen, el quarterback suplente, y su amigo, una pareja de inadaptados sociales, a priori, que, de golpe y porrazo, están en la cresta de la ola. Promete.

6 comentarios:

Feia eu? dijo...

legal seu blog, interessante..me visita depois...

iocal dijo...

Oh yeah, can't lose. Por fin un comentario en este blog de esta serie. Pues para ver un solo capítulo has dado en el clavo. La familia Taylor es el eje de la serie y, sobre todo, la sensacional Connie Britton. Espero que te guste, yo estoy totalmente enganchado.

MacGuffin dijo...

La tenía en la recámara hace tiempo, pero no conseguía hacerle un hueco. A ver cómo se desarrolla todo.

Rosco dijo...

Me interesa el mundo del deporte. No sólo por el desarrollo de la competición en sí, sino por su imbricación en los usos y costumbres de una comunidad, por los intereses creados y la expectación (y presión) social.

he visto hasta el episodio 8 y la verdad es que no está mal del todo. Para mí es una lástima que no incida más en lo mencionado anteriormente (aunque hay escenas muy buenas al respecto, sobre todo sobre la presión de la comunidad hacia el entrenador/jugadores) y se centre demasiado en las relaciones sentimentales de los jóvenes... pero bueno.

Por cierto, coincido en que Chandler está muy correcto en su papel. Yo sólo lo conocía de la (a priori) penosilla "edición anterior", pero como el atribulado entrenador Taylor da muy bien el pego.

¡Ah!, y me gustan las escenas que intercalan con los protagonistas en los créditos: Dillon (o las afueras de Austin) casi parece igual de deprimente que la Menphis de Jarmusch en "Mystery train" :P

Edu M. dijo...

Connie Britton y Kyle Chandler fomran la mejor pareja de la tele en estos momentos. Son muy naturales siempre y tienen diálogos geniales.

Lilith dijo...

Vi la peli hace poco y me gustó mucho. Estoy deseando ver la serie.