09 marzo 2007

La maldición de O'Connell

El principio del episodio de hace dos semanas de "Perdidos", "Tricia Tanaka is dead", con ese meteorito que cae sobre el restaurante de comida rápida de Hurley, me recordó instantáneamente a una de las mejores historias de esa mítica serie que era "Doctor en Alaska": la maldición de Maggie O'Connell.
La guapa e independiente Maggie arrastra esa maldición desde antes de llegar a Cicely, que no consiste en otra cosa en que todos sus novios mueren de maneras harto peculiares. A Steve lo alcanza un ayo; Glenn, con el que Maggie se va a Alaska, se equivoca de camino con su coche y acaba en un campo de pruebas de misiles; Harry se intoxica con ensalada de patata en mal estado en un picnic; Bruce sufre un accidente de pesca; Harry se queda dormido en un glaciar y al único al que conocemos, Rick, le cae encima un satélite de comunicaciones averiado.
El capítulo de la segunda temporada en el que sucede esto, "Baile lento", es uno de los mejores de toda la serie: las mujeres de Cicely pidiendo a Maggie que salga con sus maridos para poder librarse de ellos, el funeral de Rick, con todas las antenas sobresaliendo del ataúd, el discurso sobre la superstición y la ciencia que Joel le larga a Maggie para convencerla de que baile con él al final del episodio... Reúne todo lo que hizo que esta serie, reemplazo de verano en la que la cadena no creía demasiado, se convirtiera en un título de culto, desde los guiones inteligentes, al humor irónico y absurdo y unos personajes creíbles interpretados por unos actores en gran sintonía unos con otros.
A priori, estos mimbres no deberían haber garantizado ni una sola de las seis temporadas que duró. Sus creadores, Joshua Brand y John Falsey, venían de una serie hospitalaria ("St. Elsewhere", la precursora de "Urgencias") que hábía aguantado durante seis temporadas por sus buenas críticas y su gran popularidad en el sector de población preferido por los anunciantes (y que lanzó a la fama a gente como David Morse, Ed Begley Jr. o Denzel Washington), y para su nuevo proyecto tenían un presupuesto bajísimo y sus actores eran todos desconocidos (Rob Morrow venía del teatro y Janine Turner, ex-modelo, había aparecido fugazmente en "Dallas" y "Hospital General"). Sin embargo, "Doctor en Alaska" funcionó. Aquí os dejo un clásico momento Fleischmann.

5 comentarios:

Adri dijo...

:D Que bien que todavía quede gente que se acuerde de esta serie magnífica.. es una de las mejores que he visto nunca y el piloto es uno de los mejores capítulos que he visto (de hecho estoy escribiendo un post para mi blog sobre este capi)

y es que Doctor en alaska es una excelente serie de personajes.. madre mia lo que me reía yo con la secretaria india de Fleishman.. xD y con el propio Fleishman.. solo decir que empecé a ver Numb3rs porque salía Bob Murrows.... xD

MacGuffin dijo...

Marilyn era la mejor!!!!

Adri dijo...

eso marilyn xD que no me acordaba del nombre joe! xD

ALX dijo...

¡¡¡Al fin salieron los subs del episodio 17 de Galactica!!! Se han hecho de rogar los jodíos, con la intriga que teniamos todos.

MacGuffin dijo...

¡¡Muchas gracias, Alx!! Ahora, a sufrir con Starbuck ;-)