07 marzo 2007

Recursos humanos

El proceso del casting, la elección de los actores que van a dar vida a determinados papeles, siempre me ha parecido un tema de lo más curioso. Es crucial dar en el clavo, ya hemos hablado anteriormente de eso, pero, ¿cómo demonios se puede saber así, a primera vista, que éste es el más adecuado para el papel, aunque su prueba haya sido un desastre? Vi una entrevista a Katee Sackhoff ("Galáctica", y por favor, nada de spoilers sobre el episodio del domingo, ¡por favor os lo pido!) en la que explicaba que David Eick había repasado el vídeo de todas las candidatas a interpretar a Starbuck en "pase para entendidos", o lo que es lo mismo, pasando la cinta rápido hacia delante. Al parecer, la mujer de Eick, que también es productora, entró en la habitación en el momento en el que su marido estaba pasando la prueba de Sackhoff (que llevaba el pelo más largo que en la serie y sólo tenía 22 años) y dijo: "Ésa es Starbuck".
El casting de los actores de "Perdidos" debió ser de todo menos modélico. J.J. Abrams y Damon Lindelof sólo tenían dos semanas para encontrar a los actores, las localizaciones y los técnicos y empezar a rodar el piloto. Encima, muchos actores hicieron pruebas sin que hubiera ningún papel pre-asignado. Yunjin Kim probó para Kate y, en su lugar, escribieron el papel de Sun especialmente para ella. Lo mismo ocurrió con Jorge García, para el que crearon a Hurley, y Charlie iba a ser un rockero ya mayor y acabado hasta que llegó Dominic Monaghan, y cambió a una gloria de un día del britpop. Joss Whedon fichó a los actores de "Firefly" haciéndolos trabajar todos juntos, viendo la dinámica y la química entre ellos. Inara tuvo que ser sustituida cuando ya se había empezado a rodar el piloto porque la actriz no encajaba bien con sus compañeros, lo que significó el debut en televisión de Morena Baccarin (que había sido anteriormente la suplente de Natalie Portman en el montaje de "La gaviota" dirigido por Mike Nichols en Central Park). Y a Kyra Sedgwick la contrataron para "The closer" después de comer con James Duff, el creador de la serie.
Muchas veces, los responsables de la serie ya tienen una imagen en mente a la hora de buscar al actor adecuado. Michael Tritter, la némesis de House en esta tercera temporada, necesitaba un actor con gran presencia física, cuyo mero aspecto y su mirada pudieran amedrentar incluso al arrogante doctor, y encontraron a David Morse. Mientras escribía el guión de la miniserie de "Galáctica", Ron Moore tenía en mente a actores del tipo de Edward James Olmos y Mary McDonnell para dar vida a Adama y Laura Roslin y, de hecho, creó a esta última pensando en McDonnell.
Publicar un comentario