20 junio 2009

Como las balas

Me hace gracia que los yanquis llamen a esos comentarios breves al final de una reseña bullet points. Tiene su lógica, pero no deja de resultarme curioso. Y como ésta es una entrada recopilatoria de breves, perfectamente puede titularse así, "bullet points".

1.- La quinta temporada de "The Closer" ha empezado con fuerza, con dos casos que dejan una sensación de mal rollo que se transmite al ver que Brenda, aunque resuelve el caso, poco puede hacer para que su resolución sea otra. Los dos han puesto de manifiesto como el azar, un pequeño acto en un momento inoportuno, puede cambiarlo todo, así que no me extrañaría que ese azar de la tragedia (ése que Verónica Mars comparaba con un tornado) fuese el tema que vaya a vertebrar toda la temporada. Eso, y la vida amorosa de Provenza, que vuelve a Flynn (y a Brenda) loco con su buen humor cuando está enamorado, y sus malos modos cuando lo dejan. Brenda, además, va a encontrarse con un rival a su altura en unos cuantos capítulos de esta temporada, una inspectora de Asuntos Internos a la que da vida Mary McDonnell. Yo me andaría con ojo con Laura Roslin y no la dejaría cerca de ninguna escotilla. No la llamaban sus fans Madam Airlock por nada.

2.- El tapiz de la decadencia de Baltimore se amplía mucho más en el principio de la tercera temporada de "The Wire", pues aquí nos metemos de lleno en las corruptelas y los tejemanejes de la política municipal. Al clan de Barksdale y la unidad policial de Daniels se une el entorno del concejal Tommy Carcetti, un tipo con buenas intenciones, mucha ambición y talento para las maniobras maquiavélicas, que quiere dejar de ser un simple concejal blanco en una ciudad en la que el alcalde siempre es negro. La burocracia lo alcanza y lo corrompe todo, ya sea un trabajo policial que se mide por estadísticas, un trapicheo de droga que se enfrenta a la demolición de viejos barrios para construir nuevas casas (más caras, con lo que se expulsa a los habitantes de siempre) o un tipo que sale de la cárcel y se enfrenta a un mundo muy diferente del que conocía una década antes, cuando aún estaba libre. Pero en medio de todo esto, McNulty sigue siendo el mismo cabezota egoísta de siempre, y sigue liándola allá donde va.

3.- Como la programación veraniega de las networks americanas está dominada por los realities, los críticos de televisión se pasan mucho tiempo hablando sobre ellos, y más con el jaleo montado alrededor de "Jon & Kate plus 8", uno del que me fascina leer cosas. Sigue al matrimonio Gosselin y sus ocho hijos (gemelos y sextillizos, ahí es nada) en su vida diaria, además de en las excursiones y las actividades especiales que hacen porque salen en la tele. Durante cuatro temporadas, ha sido un gran éxito en el canal TLC, pero justo antes del estreno de la quinta, las cosas empezaron a torcerse. En resumen, las revistas del corazón llevan meses hablando de presuntas infidelidades y de crisis en la pareja y, por lo que parece, el programa cada vez está volviéndose más incómodo de ver. Ahora, la cadena anuncia un especial de una hora el lunes en el que Jon y Kate van a hacer un "anuncio especial" que todo el mundo se imagina cuál es (aunque aquí hay una recopilación de posibilidades de ese anuncio que no tienen desperdicio. Mi favorita es que van a venderle los niños a Madonna y Angelina Jolie), después de haber visto a los dos contando a la cámara sus problemas matrimoniales. "Jon & Kate plus 8" está dando para todo tipo de debates éticos, mientras "I'm a celebrity, get me out of here" está sirviendo para que se hagan mogollón de chistes y bromas a causa de sus protagonistas, que incluyen a dos de los hermanos Baldwin, a la mujer del ex gobernador de Illinois (ése que intentó vender su escaño), a un ex-American Idol, a Lou Diamond Phillips, etc. Es "La isla de los famosos" en versión NBC (y antes, de la inglesa ITV), y sus estrellas este verano son los protagonistas de otro reality, "The Hills", Spencer y Heidi Pratt (o "Speidi"). Se les considera el dúo más insoportable y pagado de sí mismo de la tele estadounidense (por eso dicen que él tiene el apellido más adecuado del show business), y Spencer dejó para la historia una frase que yo quiero que se utilice en todas las ediciones que nos queden por venir de "Supervivientes", resurrecciones de "Hotel Glam" y otros realities del mismo estilo con famosos de medio pelo: "¡Este reparto está devaluando nuestra fama!"

4.- Dejémonos de famosillos varios y vamos a los que de verdad lo son (o lo son por razones más productivas). El otro día, viendo "Babylon 5", me hizo mucha gracia ver a Walter Koenig, el Chekhov original de "Star Trek", haciendo de malo, y aún me gustó más por verlo despedirse del comandante Sinclair con un "be seeing you" clásico de "El prisionero" (por cierto, sólo por ver a Ian McKellen diciéndolo merece la pena el trailer del remake, y a lo mejor hasta ver la miniserie en noviembre).

El Grecian 2000 funciona que da gusto, ¿eh? Ya me lo parecía a mí. No es el único al que me ha hecho mucha gracia encontrarme por ahí, porque también he visto a Michael Paul Chan, o lo que es lo mismo, el gran teniente Tao de "The Closer" con una mata de pelo que huele a peluquín. O a un estilismo poco afortunado.

Pero lo mejor, por supuesto, se queda para el final y se fía a vuestra memoria teléfila. ¿Quién es esta chica con el desafortunado look de las Centauri? Y seguro que él también os suena. Ánimo. Be seeing you.

P.D.: A veces, Twitter deja cosas realmente curiosas. Gracias a él, podemos ver a Fisher, "el alegre suicida" de "Bones", en un vídeo de Katy Perry.
Publicar un comentario