15 junio 2009

No es amor, sino obsesión

Resulta mucho más fácil de lo que parece identificarse con lo que Nick Hornby cuenta en "Fiebre en las gradas". No es necesario que nos pase como a él y asociemos los momentos importantes de nuestra vida a partidos de fútbol (ni siquiera es necesario que nos guste el deporte), pero la descripción que se hace en sus páginas del comportamiento y la psicología de un obseso es perfectamente adaptable a cualquier otra faceta del entretenimiento, ya sean juegos de rol, música, libros, películas o series de televisión. Cualquier aficionado a las series que tenga un blog es, como le ocurre a Hornby con el Arsenal, un poco obseso. Las asociaciones a lo magdalena de Proust se vuelven mucho más peregrinas y peculiares cuando uno es un friki reconocido de cierta cosa.

Puedes escuchar "La femme d'argent", de Air, en un evento social y pensar inmediatamente en "Verónica Mars"; puedes encontrar las alusiones más crípticas a viejas series de los 80 en productos adolescentes como "Hannah Montana"; puedes incluso acabar como Remington Steele y usar tramas y citas de películas de cine negro para tu vida diaria (él las usaba para solucionar los casos en los que trabajaba con Laura Holt, pero tampoco vamos a ser tiquismiquis). Tu vida puede organizarse más según las temporadas televisivas yanquis que el calendario normal (otoño de septiembre a diciembre, midseason de enero a mayo, y luego ya el hiato veraniego, en el que hay que informarse de los upfronts, los pilotos del año siguiente y las presentaciones en Comic-Con y en la gira de los críticos de televisión), y tus conversaciones pueden otorgarle más importancia a intentar averiguar por qué demonios en los Emmy siempre ganan los mismos.

El summum de esta obsesión sería hablar fluidamente klingon (no aprenderte un par de frases de cortesía, y ya), dejar que los mandamientos del blog de Barney Stinson rijan tu vida social, organizar tus compromisos alrededor del horario de emisión tu serie favorita (nada de quedar para ir al cumpleaños de tu mejor amigo el viernes, que es el día que tú ves el capítulo de "Perdidos" del día anterior) o tener un episodio de "Friends" para explicar cualquier misterio vital que se te ponga por delante. Además, un fanático de verdad alimenta su obsesión día a día leyendo y viendo todo lo que se le pone por delante, y conociéndose al dedillo los LiveJournals de fans que resumen un episodio con capturas de pantalla de cada escena.

Por supuesto, sufrir esta obsesión en otra persona es un tostón si no compartes sus gustos (un fanático del golf que todo lo vea en hándicaps que hay que mejorar puede ser superior a mis fuerzas), pero siempre es divertido encontrar otros frikis como tú con los que comentar el último episodio de "True Blood", hacer causa común para lograr que todo el mundo se trague las siete temporadas de "El ala oeste de la Casa Blanca" en un maratón imposible de dos semanas, y pasarte horas y horas en un Starbucks (con una única consumición) diseccionando hasta qué punto el fichaje de Heather Locklear salvó a "Melrose Place" de la cancelación. Un fanático puede ser muy feliz sólo con ver una foto nueva de su serie favorita que no había descubierto hasta ese momento, pero también nos volvemos muy exigentes con quienes consideramos unos advenedizos. Como dirían en "Pushing daisies", "The facts were these".

Música de la semana: El fin de semana ha sido un poco movidito, así que la elección musical llega un poco más tarde de la habitual. En este caso llega directamente desde un anunció de champú que emplea de banda sonora "Golden skans", de Klaxons.

21 comentarios:

satrian dijo...

Yo intento no ser muy exigente con los advenedizos, es más con paciencia y una caña, se les puede aleccionar para ver otras series, es siempre una satisfacción poder hablar de tus pasiones con más gente, pero que tus pasiones no rijan tu vida, solo la mejoren.

Nahum dijo...

Ay, cómo me identifico con lo que has escrito... Y eso que yo no sigo casi ninguna serie al día.

"Tu vida puede organizarse más según las temporadas televisivas yanquis...". En "Alta fidelidad" también de Nick Hornby, le preguntan al protagonista si tiene ordenada su discografía de forma cronológica, temática o genérica. Él responde: "de forma sentimental". Yo casi sin darme cuenta, empiezo a asociar ciertos recuerdos a tal o cual serie...

MacGuffin dijo...

Nadie como Hornby para las listas y las asociaciones sentimentales con canciones de todo tipo :)

Thursnext dijo...

Me encanta esta entrada. Como obsesa que soy, me siento plenamente identificada.

Offtopic: En París no pude resistirme a buscar y probar las madeleines de Proust y descubrí que no son como nuestras magdalenas, pero de alguna manera había que traducirlo. Entiendo que ese aroma haya perdurado en su vida.

;)

ALX dijo...

Al final todos somos frikis de algo. A nosotros nos ha tocado de las series, pero casi todo el mundo tiene algún tema del que podría estar dando la tabarra durante horas sin cansarse.

Y di que sí, un único Frapuccino en el Starbucks, que son muy caros. Por cierto, habrá que repetirlo, que mis amigos me miran raro cuando empiezo a hablar de galacticas o vampiros.

Y eso de relacionar cualquier cosa con un episodio de Friends lo he visto en varias personas, encuentran similitudes con cualquier cosa.

Pigonna dijo...

Jajaja, que gran entrada, hoy precisamente le enviaba un mail a una amiga con citas de Sons of Anarchy y de Weeds y despues de darle a "enviar" me he dado cuenta de que ella no ve series. Más tarde me he enterado de que estrenaban la cuarta de Supernatural en castellano y en seguida he concertado una quedada con mis amigos el viernes por la noche para verla juntos... cada vez más alineada vamos.

Montsinya dijo...

No es amor, es una forma de vida...

(dios, el capcha dice "mateme". Carajo!)

MacGuffin dijo...

No es un capcha, es un Terminator camuflado ;)

Moltisanti dijo...

Como para no sentirme identificado y es que precisamente el motivo de crear un blog sobre series, era poder hablar y comentar con otra gente tan aficionada como yo, sobre todo lo relacionado con mi hobby favorito.

Muy grande ;)

Elena dijo...

Como persona que ha utilizado unas cuantas veces más de lo debido la frase "Es como el capítulo de Friends en el que..." me siento plenamente identificada con lo que dices yo también.

¡Y lo divertido que es ser friki!

OsKar108 dijo...

Cuando sientes pasión por algo, en este caso las series, transformas/adaptas parte de tu vida a/con ellas, pero me ha encantado una frase que ha puesto Satrian en su comentario, espero que no le moleste que la repita, "que tus pasiones no rijan tu vida, solo la mejoren".
Creo que todos tenemos ciertas cosas que asociamos a tal o cual serie, a tal o cual momento concreto, o alguna frase para definir algo o alguien, porque nos encanta, es lo que tienen las aficiones, que forman parte de ti 8D.
Magnifica entrada.

¡Saludos!

Jaina dijo...

Suscribo línea a línea. Eso de organizar tu vida o tus recuerdos basándote en las series que has visto o estás viendo... Hay que experimentarlo para saberlo jeje! Por ejemplo, soy incapaz de disociar mi verano de tontería y revolución hormonal de Dawson y Felicity. Siempre que hablo de esa época nombro esas dos series, no falla.

Y, por supuesto, un Frapu equivale a cinco horas de sofá en el Starbucks. Faltaría más :D

Me he encantado el post. Ser friki es bueno para la salud, está claro.

Cordelia Naismith dijo...

Friends es Grande y How I met your mother su Profeta.
Amén hermanos teligiosos, amén.

Spidermarga dijo...

Qué razón llevas.
A mí me encanta que me pase algo y decir: 'Esto es como en el capítulo de...", aunque la gente se pierda un poco si el capítulo citado no es de Los Simpsons.
Y estoy deseando encontrarme a una tía con los 'crazy eyes' porque estoy segura de que existe xD

Lo mejor es encontrar tu grupillo de gente con el que hablar de estas cosas. De momento sólo lo he encontrado con Lost, pero algo es algo. Si no, siempre nos quedará internet ;)

MacGuffin dijo...

Con "crazy eyes" y que te cambie el nombre cada dos por tres. ¡¡Swarley!! :)

J.M. Marí dijo...

Pues a mi me da una rabia tremenda que mi propia familia me haya colgado la etiqueta de "friki" -con la que me siento totalmente identificado, todo sea dicho- cuando ellos pueden pasarse un fin de semana entero viendo liga, ACB, NBA y F1, discutiéndolo en el pre-partido, gritando como posesos durante el partido, alegres como criaturas si su equipo gana y cabreados si pierde, comentándolo al día siguiente en el almuerzo, la comida y la cena, sabiéndose de memoria las alineaciones y rememorando partidos históricos de hace más de veinte años... ¡y el friki soy yo!

Un saludo a todos!;>

MacGuffin dijo...

Los frikis del deporte nunca reconocerán que lo son ;) Y conste que yo recuerdo una final creo que de Copa Korac que el Madrid ganó con un robo y una canasta en el último segundo de Ricky Winslow, y en Grecia contra un equipo griego. Pero eso es lo único que recuerdo de aquel partido.

Nahum dijo...

McGuffin: es que soy un friki del basket. Era la Recopa y Ricky Brown. Winslow debía de estar aún en el Estu de Orenga, Pinone, Herreros y cía...

Aquí:
http://www.youtube.com/watch?v=bLotAgOHwY0

MacGuffin dijo...

Muchas gracias, Nahum. Es que confundo a esos dos Rickys. es cierto que Winslow era el saltarín del 'Estu' :)

Adri dijo...

Cada uno tiene su obsesión, ya sean series, cine, futbol o lo que sea y es inevitable sentirse un poco obseso a pesar de que tengas a gente igual de obsesa con la que compartir esos gustos...

Y aunque los compartas.. xD

Mis amigos estan bastante hartos de que salga con mis "ha, esto es como cuando en Friends..." xD Que culpa tengo yo si Friends es como la vida? :P

Ali dijo...

Me siento muy identificada con este post, demasiado tal vez :-)