17 junio 2009

Vivo sin vivir en mí

ALERTA SPOILERS: Me ha costado, pero ya he visto entera la primera temporada de "United States of Tara". Si es una de vuestas series de verano y no queréis saber cómo acaba, dejad de leer aquí e id a jugar a los bolos.

Steven Spielberg, Diablo Cody, Toni Collette, John Corbett, Alexa Junge (ésta para los muy teléfilos, por sus años en "Friends", "El ala oeste de la Casa Blanca" y "Sexo en Nueva York")... Con semejantes nombres, "United States of Tara" había levantado mucha expectación mucho antes de que se estrenara, en la pasada midseason. Showtime la renovó rápidamente para una segunda temporada apenas se habían emitido dos episodios (jugada que ha repetodo con "Nurse Jackie"), y yo creo que nadie duda que Toni Collette será una de las actrices nominadas en la próxima ceremonia de entrega de los Emmy.

Que la categoría en la que compita sea comedia es muy discutible, porque aunque la serie tiene algún momento divertido, es más un drama salpicado de toques de humor (a veces muy locos). Lidiar con cuatro personalidades diferentes no sólo es agotador para Tara, sino que puede ser un peaje demasiado alto para su familia. Las frustraciones de Max, que se esfuerza mucho por tragárselas y seguir apoyando incondicionalmente a su mujer, se han hecho más evidentes con el paso de los capítulos, y la dinámica entre ellos va a ser muy interesante en la nueva temporada. Especialmente, porque el momento en el que confluían todas sus esperanzas de saber porqué Tara padece ese trastorno (la reunión con Trip, el chico que la violó en el internado), termina siendo a la vez un fracaso y un éxito. Sí, Tara consigue saber la verdad de lo que ocurrió esa noche, pero no, no es el acontecimiento que disparó sus personalidades múltiples. En realidad, Trip y su amigo abusaron de T, no de Tara.

Con esta revelación, la búsqueda de ese detonante es mucho más difícil. ¿Cuánto hacía que T estaba por ahí? ¿También estaba, por ejemplo, Gimmy, que representa los instintos más primitivos de Tara? Si es así, ¿qué ocurrió para que Tara recurriera a ellos como mecanismo de defensa? Sospecho que algo ocurrió con sus padres, posiblemente, algo que está enterrado tan profundamente en el subconsciente de Tara, que seguramente ella no tendrá ni idea de que aquello, lo que fuera, pasó. Sus personalidades, además, parecen pugnar entre ellas. O, mejor dicho, Alice parece querer dominarlas a todas y ser la predominante, lo que la convierte en un personaje realmente inquietante. Es perfectamente manipuladora y está llena de dobleces. Yo siempre espero lo peor cuando ella está fuera.

Conforme ha avanzado la temporada, toda la familia ha ido adquiriendo más profundidad. Hemos conocido un poco más de las frustraciones de Charmaine, hemos visto a Marshall empezar a madurar (y hacer alguna que otra tontería) y hemos visto a Kate usar al gerente realmente raro del restaurante donde trabaja como válvula de escape, con resultados que no son los que ella esperaba. Como ocurre muchas veces en la vida, todos intentan diseñar una hoja de ruta para vivir sus días, pero sus caminos son tan inescrutables como los del Señor. La segunda temporada promete ser interesante, más cuando toda la familia ha adquirido más tridimensionalidad. Lo mejor de la serie, de todos modos, es cómo consigue que Tara no los eclipse. Y que sus personajes anden viendo "Galáctica" y "Perdidos".
Publicar un comentario