28 junio 2009

Un quinteto para el verano

Hace algún tiempo, la blogosfera se llenó de recomendaciones de series poco vistas para afrontar el hiato navideño en Estados Unidos. El verano es la siguiente mejor época para desempolvar esas series que no vimos en su momento pero por las que sentimos cierta curiosidad. Mis cinco opciones de la otra vez ("Verónica Mars", "Principal sospechoso", "Desaparecida", "Life on Mars" y "Hermanos de sangre") se mantienen, pero hay que renovar y añadir a esas listas, ¿o no?

- "Orgullo y prejuicio" (Pride and prejudice. BBC. 1995): El Mundo está dando ahora, con el periódico, esta miniserie de seis episodios divididos en 13 DVDs, con lo que cada uno está partido por la mitad a veces de forma poco misericorde (a cambio, incluyen un interesante making of). Pero si sirven para que más gente vea la serie que lanzó al estrellato a Colin Firth, bienvenidos sean. Adapta el libro más famoso de Jane Austen manteniendo su espíritu, su ironía, su comentario social y el tira y afloja intelectual y sentimental entre el orgulloso y rico señor Darcy y la inteligente, y de economía más modesta, Elizabeth Bennet. Además de ser igual de divertida que el libro (el padre de Lizzy nunca falla), o más. Si os convence, luego podéis seguir con Charles Dickens y "Bleak House", aunque su tono sea mucho menos festivo.

- "Doctor en Alaska" (Northern Exposure. CBS. 1990-95): Seguirla a través de La 2 fue, en su momento, toda una aventura, pero ahora que está editada casi al completo en DVD no hay excusa. La serie empezó, precisamente, como una opción de verano que luego acabó aguantando seis temporadas, y el peculiar pueblo de Cicely es de los que merece siempre una oportunidad. Es cierto que el tono de las peripecias de un médico judío de Nueva York en un pequeño pueblo de Alaska es tan particular, que puede dejar a más de uno muy frío, pero todos los personajes despiden un encanto que es difícil de resistir.

- "Urgencias" (ER. NBC. 1994-2009): Bien, sí, quince temporadas son muchas, y "Urgencias" no entra en la categoría de "serie poco vista", pero las primeras de esta veterana serie médica son indispensables. Sin ellas, ahora mismo no habrían sido posibles ni "Anatomía de Grey", ni "Galáctica", ni "24" ni bastantes de las cosas que se hacen en televisión. Con ritmo, unos personajes con unas vidas totalmente marcadas por el trabajo y un hospital que no es ni mucho menos modélico, la serie lanzó a la fama a casi todo su reparto, convirtió a George Clooney en una estrella y consiguió entrelazar con acierto unas tramas a veces muy dramáticas, marcadas por conflictos éticos de todo tipo, con un humor negro estupendo.

- "La sombra del poder" (State of play. BBC. 2003): Con ese nombre está editada en DVD en España la miniserie "State of play", seis capítulos de thriller político que dieron el salto a la gran pantalla este año. Siguiendo la investigación de la muerte de la asistente de un joven diputado a través de los periodistas que cubren la noticia, se desgrana sin descanso ante nuestros ojos una trama con ramificaciones potencialmente peligrosas y un trabajo contrarreloj para descubrirlo todo antes de que haya tiempo de encubrirlo. Los actores son una de sus mejores bazas en una historia con altibajos, pero con tensión e interés.

- "Life" (NBC. 2007-09): Esta serie policiaca no tuvo mucha suerte para pasar más allá de la segunda temporada. Entre la huelga de guionistas, la cadena y los cambios de horario, hay que conformarse con los 31 capítulos de esas dos temporadas. Aunque fuera cancelada, sin embargo, tiene un final más o menos cerrado y, de todos modos, no es óbice para perderse la estupenda pareja que forman los detectives Charlie Crews y Dani Reese. Compañeros a su pesar al principio, terminan pensando de manera muy similar y formando un equipo en el que uno siempre velará por el otro, y un equipo cuyas conversaciones y discusiones siempre son divertidas y peculiares. Se les echará mucho de menos.

Música de la semana: Como ha quedado claro otras veces, "Life" destacaba también por sus selecciones musicales, casi siempre muy acertadas. En la segunda temporada, Crews y Reese acaban investigando un museo sobre asesinatos célebres, con "Oliver future", del grupo neoyorquino The Big Sleep como parte de su banda sonora.
Publicar un comentario