27 julio 2009

Críticos salvajes, comiqueros tranquilos

Cada año, las quejas sobre la Comic-Con de San Diego son siempre las mismas: se ha perdido el interés original en los comics, se ha convertido en el Sundance de la cultura popular, es una mera arma promocional para que los grandes estudios presenten sus taquillazos del próximo verano, hay demasiada gente, yada, yada, yada... Antes, los críticos se quejaban de que todos los grandes anuncios de la siguiente temporada televisiva se hacían en Comic-Con, con lo que la ronda de encuentros de la TCA (la asociación de críticos de televisión), que se celebra con una semana de diferencia, se quedaba descafeinada. Este año, sin embargo, la queja es otra, y es que ha sido una convención sorprendentemente muy light en grandes anuncios (la gira de la TCA empieza mañana, por cierto).

En TV Squad, el bloguero que ha cubierto el evento resume esa sensación diciendo que ni se confirmó la película de "Doctor Who", ni el reparto de "El hobbit" (Peter Jackson sí dijo que la película aún no tiene luz verde, supongo que del estudio), ni hubo gran presencia de "Star Trek" ni ningún tipo de adelanto sobre posible secuela ni, en general, ninguna gran revelación sorprendente como las que solía haber (el regreso de Michael a "Perdidos" en la cuarta temporada se desveló en Comic-Con, por ejemplo). Es cierto que se ha ido a lo seguro en muchos paneles (aunque los fans de "Sobrenatural" que no quieran leer spoilers deberían evitar ver nada sobre su panel porque, un poco más, y cuentan la trama de todos los capítulos de la quinta temporada) y que el principal interés en unos cuantos era, simplemente, ver a las estrellas de cerca, como ocurrió con el de "Doctor Who" y la primera aparición de David Tennant en San Diego (el nivel de decibelios de su recibimiento no puede ser bueno para nuestros tímpanos).

Pero el caso es que, en parte, en esos encuentros de los fans con sus ídolos está la gracia, ¿no? Si al principio eran los escritores de cómic los que se acercaban a sus lectores, ahora son actores, directores, showrunners y Joss Whedon y Kevin Smith, que en Comic-Con juegan en una liga completamente diferente al resto de participantes. Aunque no se cuente nada nuevo, lo cierto es que puede ser muy divertido ver a los actores de "Chuck" o "The Big Bang theory" haciendo el tonto, o el show que Carlton Cuse y Damon Lindelof montan siempre en el panel de "Perdidos", o cómo Bruce Campell le roba limpiamente a Matt Nix, creador de la serie, el protagonismo en el de "Burn notice" con sus comentarios a lo "El club de la comedia" (y con esa camisa tan Sam Axe). En Serieína han resumido bastantes de esos encuentros, aunque se han dejado fuera, lógicamente, la queja más habitual entre los asistentes que no eran fans de cierta saga vampírica. Parece que "Crepúsculo" y su secuela, "Luna nueva", tomaron al asalto San Diego.

P.D.: El título de la entrada, por cierto, viene de "Toros salvajes, moteros tranquilos", un libro de Peter Biskind sobre el nuevo Hollywood de los 70 que es bastante interesante para todos los cinéfilos, incluso aunque se le puedan poner bastantes pegas.
Publicar un comentario