01 julio 2009

En el limbo del DVD

En un apartado periódico en el que responde a dudas de los lectores, Alan Sepinwall habló el otro día sobre las razones por las que algunas series tardan años en salir en DVD o, directamente, se quedan inéditas. Resultan sorprendentes los quebraderos de cabeza que pueden causar las canciones que se usan en los capítulos porque, en la gran mayoría de los casos, son los problemas para conseguir los derechos de esas canciones lo que impide que la serie salga en cuestión se edite en DVD. El tema es que esos derechos de autor son diferentes para la emisión por televisión y para la "plastificación" en DVD o Blue-Ray, así que hay que asegurarse de tener los dos o, si no, los fans de tu serie tendrán que conformarse con grabarla de la tele para poder guardar los capítulos.

El ejemplo más claro, y del que más hemos hablado por aquí, es el de "Caso abierto". Para ambientar los flashbacks que cuentan el caso sin resolver, utilizan muchas canciones de la época muy emblemáticas, por lo que me imagino que los derechos para la edición en DVD no deben ser precisamente baratos. Este artículo, un poco viejo, de "Wired" explica mucho que yo todos esos problemas, añadiendo también que hay algunas series que cambian las canciones que les dan más problemas por otras en los DVD (en el pack de la tercera temporada de "Matrimonio con hijos" cambiaron ese mítico "Love and marriage", de Frank Sinatra, con el que se abría cada episodio). Los derechos de las canciones han retrasado la salida de la primera temporada de "Ally McBeal" en EE.UU. hasta ahora.

Sin embargo, no es ése el único obstáculo que una serie debe superar para ver la luz en formato plastificado. El propio Sepinwall explica que, a veces, algunos programas muy populares permanecen inéditos porque el estudio considera que, a pesar de esa gran audiencia, no se prestan a revisiones de los episodios y, de hecho, las repeticiones de esos capítulos no funcionan bien. Por eso no está en DVD "La ley de Los Ángeles". Sin embargo, "Firefly" es justo el caso contrario; audiencia pequeña pero muy fiel, y dispuesta a ver cada episodio las veces que haga falta hasta saberse los puntos y comas de cada parte en chino del diálogo. Luego, claro, ésas son las que logran unas cifras de ventas que les consiguen una película o una nueva temporada después de ser canceladas, como "Padre de familia".
Publicar un comentario