19 julio 2009

Simplemente Lisbeth

A nadie se le escapa que Lisbeth Salander es la verdadera protagonista de la trilogía de "Millenium". Stieg Larsson organiza sus historias siempre en las tres partes clásicas de la introducción, el nudo y el desenlace. Cada libro está dividido así (y cada parte lleva un título diferente y citas alusivas bien a estadísticas de violencia contra las mujeres en Suecia, a ecuaciones matemáticas y a la participación de la mujer en diferentes guerras a lo largo de la historia), y la saga completa usa esa estructuración en tríptico para contar la historia de Salander. El primero sólo nos da unas pinceladas de lo que ella es capaz de hacer y de la carga que lleva a cuestas; en el segundo ya sabemos por qué llega a ser como es, y en el tercero asistimos a la resolución de todo.

Su cualidad de ser bigger than life es, precisamente, lo que hace que nos creamos algunos pasajes de los libros que, de otro modo, serían increíbles (o coto exclusivo de Quentin Tarantino en "Kill Bill"), pero a la vez, el hecho de conocer su vida cotidiana con pelos y señales (la marca de cigarrillos que fuma, las horas a las que se conecta a Internet, el modelo de cámara fotográfica y de ordenador portátil que utiliza) otorga cierto balance, nos hace ver que no es ninguna superheroína, sino una mujer particular atrapada en una situación excepcional. La creación de Salander es el principal logro de Larsson, además de organizar esos puzzles cuya exposición de las piezas es de lo mejor de la saga.

No entraba en mis planes ver la adaptación al cine de "Los hombres que no amaban a las mujeres", pero tras leer varias críticas que hablaban bien de ella, acabó picándome la curiosidad. Lo cierto es que han sabido darle la dimensión que se merece a la auténtica protagonista (con la inestimable ayuda del buen trabajo de Noomi Rapace), adaptan bien la compleja trama del libro yendo directamente al meollo de todo, y las pegas que podamos ponerle al final, proceden directamente de la novela. La relación entre Blomkvist y Salander, que es lo que de verdad importa, está muy lograda, y la investigación de la desaparición de Harriet Vanger va directamente al grano y está contada con buena mano. Resultado, que es un thriller bastante estimable y que le hace justicia a un personaje tan carismático como Lisbeth Salander.

Música de la semana: Con el debut de "Warehouse 13" en Syfy, la asociación musical era evidente; "Tiki god", de The Presidents of the USA, sobre un ídolo malvado al mejor estilo de "La máscara", o de la muñeca malvada de "Chinga", un capítulo de la quinta temporada de "Expediente X" escrito por Stephen King.
Publicar un comentario