23 noviembre 2009

FNL Blogger's Day: Los Taylor

"Friday Night Lights" es una de las series más complicadas de "vender" y recomendar. ¿Un equipo de fútbol americano de un instituto en un pueblo de Texas deprimido y con pocas salidas? Así dicho, a mí tampoco me emocionaría. Pero debería hacerlo. Para intentar que más gente se anime a darle una oportunidad a esta serie (genuina acreedora del título "el mejor drama que no estás viendo"), surge este "Friday Night Lights Blogger's Day", en el que varios blogueros fans de la serie vamos a contar algunas de las cosas que hacen que darle una oportunidad a Dillon y sus habitantes merezca la pena. Y una de ellas es la pareja que acaba ocupando el centro de la serie: los Taylor.

Cuando los conocemos por primera vez, Eric Taylor es el nuevo entrenador de los Dillon Panthers, un equipo con una gran historia de títulos estatales detrás y con un quarterback que es una mina, Jason Street, y en los hombros de los dos descansan las esperanzas del pueblo de ganar de nuevo un anillo de campeón. Su mujer, Tami, y su hija adolescente, Julie, no están muy emocionadas de mudarse a Dillon, pero van adaptándose. Tami empieza a trabajar como orientadora en el instituto y Julie va haciéndose con nuevos amigos. El retrato de la familia está muy logrado, sobre todo, porque el matrimonio de Eric y Tami es, junto con Joe y Allison DuBois de "Medium", muy probablemente el más realista y cercano de todos los que pueblan la televisión estadounidense actualmente. Los dos se quieren y se apoyan siempre que es necesario, e incluso cuando discuten y se pelean se aprecia ahí una relación basada en la confianza y el respeto y no sólo muy verosímil, sino alejada además de excesos melodramáticos.

En ello tiene buena parte de culpa la naturalidad y la sutileza con la sus intérpretes, Kyle Chandler y Connie Britton, se acercan a ambos personajes. Simplemente los silencios entre ellos ya están diciendo mucho más que cualquier parrafada, y el modo en el que se los ha ignorado sistemáticamente en las nominaciones de todos los premios televisivos es una de las cosas más injustas que ha sufrido "Friday Night Lights". Porque, además, los Taylor en acción suelen ser muy divertidos (especialmente cuando tienen que hablar con Julie de algo importante). No dejan de ser una pareja normal con una hija adolescente que intenta sortear lo mejor que puede los problemas que se les van presentando, y ahí justo radica su encanto. Conforme avanzan los episodios, más te van enganchando Eric y Tami, dos personas complejas, que se equivocan, hacen cosas buenas, discuten, tienen días malos y asumen como pueden las consecuencias de sus decisiones, y ninguna de las dos es más que la otra.

Como suele pasar en estos casos, lo mejor es verlos en su salsa, más que leer todas las lindezas que podamos decir sobre ellos. Es muy fácil que los Taylor acaben siendo tus personajes favoritos de la serie (para mí lo son), y una de las principales razones para darle una oportunidad a "Friday Night Lights". Como suele decir siempre Eric antes de un partido: Clear eyes, full hearts... Can't lose!.
Publicar un comentario en la entrada