10 noviembre 2009

Leaving Las Vegas

Diez temporadas son muchas para cualquier serie. La audiencia se desgasta, los actores se cansan y hay que estar buscando constantemente cosas nuevas que mantengan el interés, ya que el factor novedad y la frescura del principio se acaban perdiendo al cabo del tiempo. La renovación casi total del reparto les funcionó bien a "Ley y orden" y "Urgencias", por ejemplo, pero no a "Expediente X", y "CSI" está en pleno proceso de adaptación a su nueva estrella, Laurence Fishburne, que sustituye a William Petersen y su Grissom, uno de los factores del éxito inicial de la serie. Resulta curioso que en una serie que apostaba por un reparto más o menos coral y porque la trama tuviera más importancia que los personajes, acabara destacando tanto, y ejerciendo de protagonista de facto, uno de ellos.

Esta semana, Fishburne y su doctor Ray Langston visitan las franquicias de Nueva York y Miami en un crossover a tres bandas que la CBS confía que levante a la alicaida serie original, cuyos rumores de finalización vienen siendo insistentes desde hace dos temporadas, cuando se marchó Jorja Fox. No he visto lo suficiente a Langston para juzgar si es un buen sustituto de Grissom (de la novena temporada sólo he visto el simpático episodio homenaje a "Star Trek" y "Galáctica", en el que él salía poquísimo), pero está claro que el público no acaba de conectar con él. Obviamente, no debe tener esa aura geek de Grissom que resultaba tan divertida (y se echará en falta el dúo Grissom-Catherine, que a mí me divertía mucho) y tiene que trabajar el doble para superar las reticencias de la audiencia.

La décima temporada empezó con una secuencia en bullet time que es la más cara de los últimos años en la televisión estadounidense y también incluyó el regreso fugaz de Sara Sidle, todo para iniciar una entrega de capítulos que se antoja importante para el futuro de "CSI". Adelantó su horario a las 9 para dejar hueco a "El mentalista" (cuya segunda temporada está empezando a funcionar muy bien en audiencia, aunque haya perdido algo de chispa) y aunque sus números siguen siendo bastante decentes, no me extrañaría que pudieran empezar a hacerse cábalas sobre un cierre en el horizonte. Dependerá de cómo evolucione su audiencia hasta final de temporada. Ahora, no penséis que "CSI" se acabará la próxima temporada. Cualquier plan será a medio plazo.
Publicar un comentario