27 octubre 2010

¿Qué hay en un nombre?

Últimamente, no paran de surgir discusiones sobre si los títulos de algunas series deberían cambiarse. Teniendo en cuenta que es la primera presentación al espectador, si éstos no captan bien cómo es la serie y qué nos va a ofrecer, bastante gente ni se molestará en darle una oportunidad, aunque a veces sí resumen perfectamente cómo es la serie y justo por eso algunos espectadores pasan. Los responsables de "Battlestar Galactica" no dudaban en reconocer que su nombre era, al mismo tiempo, un don y una maldición, y creo que algún responsable de "Stargate Universe" ha llegado a afirmar alguna vez lo mismo. Quieren llegar a un público más amplio que el habitual de la ciencia ficción, pero sus nombres son barreras infranqueables para un sector de ese público.

Otro de los que, hace poco, reflexionó que, a lo mejor, el título no era el más acertado para intentar atraer más espectadores fue Shawn Ryan refiriéndose a "Terriers". Comentaba que mucha gente despistada pensaba que los protagonistas eran perros, o que tenía algo que ver con animales, y que se perdía el mensaje de los dos detectives privados sin licencia que, aunque son tipos de poca monta, nunca van a dar un caso por perdido, mucho menos si sus principios personales y hasta sus vidas están en juego. Ese paso sí ha acabado dándolo Ryan con su serie de policías de Chicago para Fox, que al parecer se estrenará en febrero después de "House". Originalmente, se llamaba "Ride-along", pero el creador y la cadena han decidido cambiar el nombre a "The Chicago code", justo unos días antes de que se utilicen las Series Mundiales de la liga de béisbol para desvelar el primer tráiler.

Una maniobra parecida estuvo a punto de tener lugar en "Cougar Town", motivada especialmente por la evolución que la comedia tuvo a lo largo de la primera temporada. Bill Lawrence llegó a comentarlo como una posibilidad que de verdad había discutido con la ABC, pero cambiar de título de repente una serie que aún está encontrando su audiencia es un riesgo que puede tener consecuencias indeseables. El propio Lawrence reconoció que, a lo mejor, tendrían que haberla llamado "The Courtney Cox show", o algo así, desde el principio, porque su título no le parecía especialmente afortunado, aunque ahora tiene que aguantarse con él. Entre todos los estrenos de esta temporada, ¿cuál diríais que tiene el nombre peor elegido? ¿Quizás "$#*! my dad says", por lo que cuesta de escribir?
Publicar un comentario en la entrada