03 octubre 2010

Un éxito bajo tierra

Hasta ahora, a Rodrigo Cortés se le conocía principalmente en el panorama cortometrajista (y del Notodofilmfest), porque su película de debut, "Concursante", casi nadie la vio a pesar de las buenas críticas que cosechó. Unos cuatro años más tarde, Cortés explicaba en una entrevista que le había llegado un guión llamado "Buried", escrito por un guionista casi debutante llamado Chris Sparling, en el que se contaba la historia de un hombre que despierta encerrado en un ataúd de madera y enterrado vivo. Al parecer, el guión llevaba una temporada dando vueltas por todas partes, y hasta que no cayó en manos de Cortés y la productora Versus, no empezó a ponerse a marcha.

Se rodó en sólo 17 días y la montó el propio Cortés en un tiempo récord para llegar al festival de Sundance, donde echó a rodar la bola de nieve en la que se ha convertido "Buried" hasta llegar a su estreno en España. Tal nivel de expectación puede pasarle factura en la taquilla, más todavía cuando uno va a ver la película y lo que se encuentra es hora y media de Ryan Reynolds encerrado en una caja. El actor tiene que llevar literalmente la historia sobre sus hombros, y lo hace sin problema, logrando que empaticemos con su sufrimiento. El tratamiento es minimalista a la fuerza, y lo mejor es no contar nada más. Cortés demuestra, con evidentes referencias a Hitchcock, que se puede hacer una película como "Buried" y ser consecuente con su planteamiento, y merece la pena echarle un vistazo a este experimento formal que, por supuesto, quiere triunfar en taquilla (no estaría protagonizada por Reynolds si no).

El éxito en Estados Unidos de la película, además, ha continuado la tendencia de que los directores españoles dedicados al cine de género (de terror, principalmente) sean los embajadores más reconocibles en el exterior de nuestra cinematografía. Aportan un punto de vista diferente del de Hollywood y sus historias, sin dejar de ser comerciales, tienen cierta personalidad, así que no es raro que llamen la atención. La aventura americana de Cortés, en realidad, no ha hecho más que empezar, porque en lontananza están los Oscars.

Música de la semana: Esta semana ha sido realmente triste en cuanto a pérdida de grandes nombres de Hollywood. El director Arthur Penn, el productor televisivo y novelista Stephen J, Cannell y Tony Curtis fallecieron con apenas días de antelación, y la muerte de éste último ha llevado a que recordara una de las mejores comedias de Billy Wilder, "Con faldas y a lo loco". En ella, Marilyn Monroe demostraba que podía cantar bastante bien con aquella "I wanna be loved by you" que será nuestra elección.
Publicar un comentario en la entrada