04 octubre 2010

La pareja que no lo era

ALERTA SPOILERS: Vamos a ser breves y concisos, como gusta en el Jeffersonian. ¿Habéis visto los dos primeros episodios de la sexta temporada de "Bones"? ¿No? Pues volved cuando lo hayáis hecho, aunque con esta serie los spoilers no son tan importantes.

"Érais una pareja. Sólo que no os acostábais juntos". Este resumen de Angela pone el dedo en la llaga que Brennan va a tener que soportar al principio de esta sexta temporada, y en la realidad que tiene que afrontar. Booth vuelve de Afganistán con una novia periodista con la que parece que el asunto va en serio, y a Huesos le va a tocar lamentar la oportunidad perdida cuando él se le declaró abiertamente. Por mucho que diga sentirse contenta porque él es feliz, o que aparente despreocupación por todo el asunto, le duele. La cara que se le queda al descubrir que Booth y Hannah se conocieron porque él le salvó la vida es suficiente (la bronca que le echa al pobre Clark es sólo la guinda del pastel). A su alrededor, todos se han dado cuenta de lo que está pasando, y Sweets va a empezar a meterse donde no le llaman (no sería Sweets si no), pero Brennan, muy probablemente, ni siquiera sea muy consciente de lo que siente, o no sea capaz de ponerle nombre (¿Celillos?) aunque lo sienta de verdad.

Así, su evolución hacia el equilibrio entre la cabeza y el corazón sigue ocupando el centro de la serie, como es tónica desde hace un par de temporadas. Sí, el truco para volver a reunir a todo el equipo fue bastante descuidado, nada más que una excusa para que el año sabático no lo fuera más (y para meter un mamut, literal y figurado, en medio de la habitación o, en este caso, el laboratorio), pero no era más que un preámbulo sin importancia, una excusa para darle a Caroline más cancha de la que se le da habitualmente (¿no puede salir aunque sólo sean dos minutos en cada episodio? Su reacción cuando Brennan intenta abrazarla valió por todo el capítulo). Y fue, además, sólo el prólogo del no-triángulo amoroso que se nos va a presentar.

Es un no-triángulo porque Hannah no es una tía odiosa y, además, a Brennan parece caerle bien y no quiere inmiscuirse. Pero la historia pasada entre Booth y Huesos flota por ahí como un fantasma, como el proverbial elefante en el salón, y veremos cómo acaba estropéandose todo. ¿Es que dudáis que Booth y Hannah romperán? Eso es que no habéis visto las suficientes series de este estilo. Es otro de los trucos más viejos del manual de las comedias románticas. Si Temperance no quiere intervenir, será Booth el que sabotee su relación, muy probablemente sin darse cuenta. La duda está en cuándo pasará eso (¿Sweeps de noviembre? ¿Justo antes del parón invernal? ¿O al final de la temporada? Se admiten apuestas). Mientras tanto, seguiremos con nuestros cadáveres asquerosos (aún está sin superar aquél metido en aceite al que se le escurre la carne del hueso, literalmente), con los experimentos de Hodgins y con las situaciones embarazosas (además de la futura paternidad de Hodgins y Angela. Fijo que él le pone al niño Mulder, o algo así).

Y ya que estábamos con "Bones", su solidez en las audiencias continúa siendo digna de mención. Su competencia los jueves a las 8 son los tándem "The Big Bang theory"-"S*#! my dad says" (CBS) y "Community"-"30 Rock" (NBC), además de "The vampire diaries" y lo que ABC vaya a poner para reemplazar "My generation", y se mantiene en los 9 millones de espectadores (y más de un 2 en las demos; "TBBT" tuvo un 3 la semana pasada). En este horario, "Bones" y los vampiros de The CW son las tapadas, como ya demostraron el año pasado. Esto puede ponerse muy interesante en noviembre.
Publicar un comentario en la entrada