06 octubre 2010

Cuando las luces se apaguen

El día 27 de octubre comienza en DirecTV la quinta y última temporada de "Friday Night Lights". Serán nuestros últimos trece episodios en Dillon (Texas), los últimos en los que veremos a todo un pueblo vivir un escape de su difícil realidad a través del equipo de fútbol americano de su instituto. Cuando las luces del estadio se encienden la noche del viernes, nada más importa, y las victorias y las derrotas se viven como si los Panthers (o los Lions) fueran los Dallas Cowboys y estuvieran jugándose el pase a la Super Bowl. El ambiente, la atmósfera de ese pueblo, que puede llegar a ser muy opresiva, es uno de los mayores logros de esta serie, que siempre fue una de las preferidas por los críticos y, a cambio, una de las más ignoradas por la audiencia, hasta el punto que añadir simplemente "quinta temporada" a su título parecía una quimera cuando se estrenó, en el otoño de la temporada 2006/07.

Su vida no ha podido ser más azarosa. Una de las últimas cosas que hizo Kevin Reilly antes de que lo echaran de la NBC y se fuera a Fox fue renovarla por una segunda temporada (junto con "30 Rock"), a pesar de unas audiencias realmente tristes. Esa segunda entrega se vio lastrada por los intentos de hacer la serie más accesible a un público nuevo que no llegó, y por la huelga de guionistas, que cortó la temporada en el episodio 15. En buena lógica, aquél debería haber sido también su final, pero una de las pocas cosas buenas que Ben Silverman hizo en la NBC fue acordar con DirecTV la salvación de la serie (un camino que luego ha seguido "Damages"). Y, de algún modo, aquella tercera temporada ya compartida entre ambos canales fue como un reseteo de la serie, algo así como un empezar de cero sin dejar de lado la evolución de algunos personajes, a los que les tocaba marcharse del instituto y dejar el equipo.

Desde ese momento, "Friday Night Lights" ha reclamado su lugar entre las mejores series de la última década. Lo que la distingue no es lo que cuenta (que ya hemos dicho que, muchas veces, sería carne de culebrón juvenil), sino cómo lo cuenta. Sus actores tienen libertad para improvisar, se rueda con varias cámaras a la vez que permiten que las escenas no se corten para preparar un plano y su contraplano, en un estilo pseudo-documental que ayuda a transmitir la sensación de que estás ahí. Y luego, claro, tiene en su centro a Eric y Tami Taylor, esa pareja que interpretan de un modo sutilmente grande Kyle Chandler y Connie Britton, las mayores alegrías de la pasada ceremonia de los Emmy. Aquí hay pocas pirotecnias y, en realidad, el fútbol es importante en la medida en que es, para muchos personajes, el momento más álgido de sus vidas, el único momento en el que fueron estrellas.

Como no podía ser menos, recomendar "Friday Night Lights" es harto difícil. Con ésta, más que el "complejo Eiffel", lo que hay son los prejuicios de que será una americanada y de que no es más que un culebrón ensalzado por la crítica. Qué se le va a hacer. Ese "clear eyes, full hearts, can't lose" seguirá siendo un saludo sólo entre iniciados.

P.D.: DirecTV ha vuelto a la carga con sus promociones, esta vez optando por algo un poco más convencional. La canción elegida, eso sí, va que ni pintada con el hecho de que es la temporada final: "When the lights go out", de The Black Keys.

10 comentarios:

OsKar108 dijo...

Es una lástima que vaya a ser la despedida, pero quién nos iba a decir que podríamos haber llegado a la 5ª temporada.

Clear eyes, full hearts, can't lose!

OsKar108 dijo...

P.D: Gran elección musical para la promo.

¡Saludos!

WATANABE dijo...

A mí me gusta, me parece buena serie, pero nunca compartí tanto entusiasmo. Y digo esto recién empezado su tercera temporada.

Crítico en Serie dijo...

Esa improvisación, la crudeza de las tomas únicas, le da ese toque íntimo que tanto buscan. Pero creo que quien se tenga que enganchar a la serie ya la está viendo. Llevamos muchos años predicando y ya ves de qué sirve. Igualmente... he logrado que la vea mi madre, mis dos hermanos y bastantes amigos. Me doy por satisfecho. Lo que hayan hecho mis lectores del blog... ellos sabrán ;)

Por cierto, ¿no te ha extrañado que no hayan utilizado algún "clásico" para la promo? De momento ya sabemos que aparecerán en la quinta temporada Riggins, Tyra y Saracen, y diría que también Laundry. Podrían haberlos utilizado. Los que está claro que no volverán serán Lyla (ya dijeron que se la daba por despedida) y supongo que Smash y Jason Street, que también tuvieron sus 'adioses', todos muy conseguidos.

MacGuffin dijo...

Watanabe, cuando acabes la tercera temporada vuelve por aquí y hablamos de nuevo.

Es normal que no usen a ninguno de los clásicos en la promo. Ellos sólo van a salir un par de capítulos, y los nuevos estarán toda la temporada.

satrian dijo...

Que penita que se acabe ya, hemos tenido más temporadas de las que esperábamos, pero aun así nos han sabido a poco, seguro que vamos a disfrutar mucho con esta temporada, además de todos los reencuentros que vamos a tener.
Clear eyes, full hearts, can´t lose!

hidden_angel dijo...

Se hace complicado decirle adiós a todo el pueblo de Dillon después de cinco años. De acuerdo que la segunda temporada es para olvidar (aunque tuvo algunos momentos muy grandes, como Tim Riggins en la vida de los Taylors), pero tener tantas temporadas buenas y lograr que se nos haga a nosotros también muy difícil pasar de los Panthers a los Lions, como si estuviéramos renegando de parte de nosotros, es algo muy complicado.
Habrá que sacar los kleenex porque, si ya lloro con las season finales, no quiero ni pensar lo que puede ser el final definitivo.

fryant dijo...

A falta de ésta última temporada, la segunda es una mancha demasiado grande, a pesar de que después recupere.

Duele decirlo, porque FNL me flipa, pero pienso que si la hubieran cancelado en la primera, hubieran entrado entre las mejores de la historia, y quizá no hubiera sido tan mala decisión.

JM dijo...

Ostras, Fryant, creo que la primera temporada es simplemente perfecta y comparto tus reticencias hacia la segunda (la pifiaron al intentar venderse), pero se redimieron de forma tan exquisita en la tercera y la cuarta que no lamento que siguieran adelante.

Me encanta la promo. Jugar con la cuarta dimensión, con la idea de la falsedad del anuncio al dejar ver los focos en la última toma me ha parecido divertido. Y Connie Britton es espectacular XD

Antara dijo...

Qué fuerte ha sido leer el título de este post, qué nostalgia antes de tiempo, madre mía. Sin duda esta serie se quedará en mi memoria y en mi piel, por lo tremendamente fresca que siempre pareció a mis ojos y por saber contar la universalidad desde lo local (lo que hace el buen arte). Vivo en una ciudad donde también importan solo pocas cosas (el carnaval y el fútbol) y el mundo entero se traduce en eso, sin que haya lugar a nada más, por lo que siempre pude comprender el tono de esta serie y comprar lo que me estaban contando.

Pensar en que vamos a volver a ver a varios para despedirlos para siempre, me produce tristeza, pero también felicidad de que hayan llegado hasta aquí.