08 octubre 2010

Picoteo de policías

1.- Regresar a "CSI" tras llevar casi dos temporadas sin verla es un poco extraño, principalmente porque Grissom ya no está, Catherine es la nueva jefa y de Ray casi no he visto nada para decidir si me gusta o no. Sí veo que, además de la vuelta full time de Sara, han añadido a una nueva experta en bombas que, o ando muy mal de acentos, o es irlandesa (y se apellida Monahan, aún más clásico), lo que por un momento me llevó a la duda de cómo se las arreglaría Fiona Glenane trabajando para la policía de Las Vegas. No hay mucho más que añadir, aparte de que hay un psicópata heredado de la anterior temporada y un Unabomber nuevo que parece que va a ser el malo para esta 11ª entrega de capítulos, que se dice pronto. En unos capítulos añadirán un nuevo personaje, la policía a la que interpreta Katee Sackhoff, pero todos sabemos ya cómo es "CSI". Justo en eso radica parte de su éxito.

2.- Hace unas semanas, en "The TV Addict" comparaban los estrenos de las nuevas temporadas de "Bones" y "Castle", en las que volvían a reunirse sus protagonistas después de un tiempo separados. Sin embargo, no he visto que hicieran lo mismo con el capítulo de la semana pasada de "El mentalista", en el que Jane compartía con Castle que lo pillaran en la escena del crimen de un modo que les permitía jugar ligeramente con nuestras expectativas. Pero poco, por supuesto, aunque Patrick siempre es más imprevisible, lógicamente, que Richard. Su serie cada vez más es el show de Jane y Lisbon, y él cada vez está un poquito más metido en su agujero de culpa. No aporta nada nuevo con respecto a las temporadas anteriores, pero Simon Baker sigue siendo divertido de ver por ahora.

3.- Sin embargo, esta tercera temporada de "El mentalista" tiene para mí un ultimátum del mismo modo que la tuvo, sorprendentemente, la tercera de "In plain sight" (renovada para una cuarta, por cierto). Después de lo que me divirtió la segunda, esperaba con curiosidad ver si continuaban, como parecía, centrándose más en las peculiaridades del trabajo de los marshalls del Programa de Protección de Testigos y, en concreto, en el dúo Mary-Marshall. Pero, oh sorpresa, resulta que los nuevos productores ejectuvos decidieron no sé si ser más fieles a cómo trabajan estos inspectores o qué, pero los dos se pasan casi todos los episodios moviéndose cada uno por su cuenta, y sus interacciones son escasas. Era la parte con la que yo siempre he disfrutado más, y si de repente la recortan tanto, mi interés en la serie decae. Me quedan cuatro capítulos para acabar la temporada y creo que ahí se van a quedar. Me temo que ya me he despedido de Mary Shannon y Marshall Mann.

4.- Esta semana se ha dado una circunstancia curiosa en EE.UU., y es que BBC America estrenaba "Law & order UK" justo cuando "Law & order LA" entraba en su segundo episodio. Es curioso porque casi todas las reseñas de la primera se han hecho poniendo de manifiesto los fallos de la segunda (que yo aún no he podido ver). Parece ser que a la nueva encarnación de la serie de Dick Wolf le falta rodaje y se ve aún forzada, mientras la inglesa se ve más natural ya desde el principio. Yo también soy fan de la pareja de policías Brooks-Devlin, pero tengo curiosidad por ver si algún día dejarán de basarse en guiones de las primeras temporadas de "Ley y orden" o no, y cómo será la serie entonces. Eso sí, aquí queda mucho mejor toda la locura mediática que pueden desatar algunos casos. Ya sabemos que los tabloides ingleses están dispuestos a cualquier cosa con tal de vender periódicos, literalmente cualquier cosa.
Publicar un comentario