10 mayo 2011

Canciones poco casuales

Una serie no sólo se construye a través de la trama ideada por sus guionistas, de los actores que interpretan a sus personajes, de los decorados y las localizaciones empleadas para situar la acción o de la fotografía con la que se ruedan las escenas. Cosas como la música pueden resultar también muy interesantes para construir una atmósfera o dar pequeños apuntes sobre como son los personajes, por ejemplo. La banda sonora a lo Hitchcock que Michael Giacchino compuso para "Perdidos" y los ya célebres tambores japoneses que Bear McCreary utilizaba en la de "Galáctica" son dos ejemplos muy notables de series cuyas músicas contribuyeron a hacerlas como eran. De hecho, la elección de un determinado tipo de banda sonora hasta puede expresar la idea que los responsables tienen sobre cómo quieren que sea la serie; ahí está la música de película de espías y de aventura que el propio McCreary compuso para la primera temporada de "Human target".

Una curiosidad de la que me he dado cuenta en los últimos capítulos de "Fringe" es que a sus responsables les encanta el rock de los 70. La elección no es casual; las canciones suelen sonar de fondo en el laboratorio, mientras Walter está trabajando, y teniendo en cuenta que esa década fue su época de esplendor al lado de William Bell, es normal que en varios capítulos suenen cosas como "You make me feel like dancing" (Leo Sayer), "Pale blue eyes" (The Velvet Underground), dos que comentamos hace unos días ("Strange brew", de Cream, y "Riders on the storm", de The Doors) y más temas de Supertramp, Traffic y Yes. A Walter también le gusta el jazz, cierto, pero esas elecciones setenteras son las que más llaman la atención. También resultaba curioso que, en "Perdidos", usaran bastantes canciones de artistas que habían fallecido en accidentes de avión, como Buddy Holly ("Everyday") o Patsy Cline ("Walking after midnight").

Aunque "Friday Night Lights" construía su banda sonora, en su mayoría, con canciones de grupos independientes cuyos derechos resultan más fáciles de conseguir, el estilo de gran parte de ellos solía estar más cercano al folk y, además, gran parte eran del sur de Estados Unidos (de Kentucky han tenido a Heartless Bastards, por ejemplo), o directamente del estado de Texas, como Explosions in the Sky ("From West Texas") o Spoon ("I turn my camera on"). El folk, el country y el bluegrass componen, lógicamente, la mayor parte de la banda sonora de "Justified", y me resultó muy curioso que la "Shameless" estadounidense utilice mucho pop-rock de cierta afinidad británica. Y luego, claro, están cosas como "Treme". Casi toda la música que suena es de compositores de Nueva Orleans, o habla de la ciudad o está interpretada por artistas locales, y lo mismo es jazz que bounce, un estilo de hip-hop que le encanta a Davis.
Publicar un comentario