09 mayo 2011

Los rescatadores

DirecTV la lió buena cuando acordó con la NBC compartir la producción y la emisión de "Friday Night Lights" a partir de su tercera temporada. No porque la serie no mereciera ser salvada, porque habría sido una verdadera lástima que uno de los mejores dramas recientes de la televisión estadounidense se fuera por la puerta de atrás de las audiencias paupérrimas y una segunda temporada cercenada por la huelga de guionistas; sino porque hizo creer a un amplio sector del público que las cadenas de cable, y DirecTV en concreto, eran unas hermanitas de la caridad que iban recogiendo lo que el resto no quería. Cierto que, en su momento, se especuló con que el acuerdo que salvó "Friday Night Lights" podía significar una revolución en el modo de hacer televisión, pero luego la cosa no ha sido para tanto.

Es verdad que la propia DirecTV repescó "Damages" después de que FX la cancelara en la tercera temporada (la cuarta se verá este verano, creo), y TNT salvó de la quema otra serie de la NBC, "Southland", y parece bastante contenta con su funcionamiento hasta ahora, pero esto son excepciones que, no obstante, han ocurrido en un periodo de tiempo muy corto. Si un canal cancela una serie, es por algo, y otro no va a rescatar un producto que en otro sitio no ha funcionado. Cuando ocurre, hay otras razones detrás generalmente; la CBS se quedó con "Medium" tras su cancelación en la NBC porque su estudio la co-producía y le interesaba tener más episodios para la sindicación, y porque pensaron que su audiencia podía resultarles de utilidad en la noche de los viernes. Algunos productores ofrecen sus series canceladas a otras cadenas por si alguna ve oportunidad de negocio, pero lo más habitual es que continúen tan muertas como estaban.

Craig Engler, ejecutivo de Syfy, suele responder a preguntas de los espectadores a través de Twitter, y una de las más habituales hace siempre referencia a si ellos repescarían tal o cual serie en peligro de cancelación. La respuesta de Engler suele ser la misma, invariablemente; resulta demasiado caro. Para que "Southland" pudiera sobrevivir en TNT, los recortes de presupuesto han sido radicales en todos los frentes, y una network se suele gastar más en la producción de sus series que un canal de cable básico. A veces, hace gracis escuchar o leer cosas como las que se dijeron cuando Fox movió "Fringe" al viernes y la sombra de la cancelación empezó a cernerse sobre ella, que abogaban porque Syfy u otro canal de cable prácticamente se la arrebataran a Fox y la emitieran ellos, porque así tendría más posibilidades de sobrevivir. Financieramente, es un movimiento al que ninguna cadena de cable básico vería ningún futuro, porque no podrían aspirar a pagar los costes de una serie en su tercera temporada y de una network grande.

Cuando comentamos noticias sobre renovaciones, cancelaciones o mudanzas de horario, cometemos un error en el que es muy fácil caer, como es creer que la calidad es la principal razón para que una serie tenga éxito o, simplemente, sobreviva. En asuntos de negocios puros y duros, la calidad apenas tiene un hueco. ¿Es muy buena pero no llega al 1 en los demográficos del miércoles a las 9 de la noche? Su destino está sellado. Todos los casos que hemos visto anteriormente no son más que excepciones a la norma, y por eso destacan tanto.
Publicar un comentario