14 mayo 2011

Quemando trama

Cuando se emitió el último capítulo de la primera temporada de "Nikita", sus guionistas no sabían aún si The CW iba a renovar la serie o no. De hecho, parece que han querido cubrirse las espaldas y, desde la mitad de esta entrega, han ido quemando trama a pasos agigantados, como si tuvieran miedo de que no fuera a darles tiempo a contarlo todo. Incluso el último episodio, aunque está diseñado claramente para que haya una segunda temporada, podrías servir como cierre de la serie sin problema. Sería como esas películas de acción que terminan y dejan un fleco para la secuela. Calma, no voy a desvelar si hay cliffhanger, si Nikita tiene éxito en su empresa de acabar con la División o qué pasa con Alex. Para disfrutar de esta serie es mejor no saber nada, porque ellos ya se sacarán giros de guión, peleas imposibles y cualquier locura que se les ocurra para entretenernos un rato.

No sé si es condición sine qua non de las series de este canal o que los guionistas son muy conscientes de cuáles son sus puntos fuertes y sus débiles, pero la trama no ha parado de avanzar en todo momento. Entre el plan de Nikita y los intentos de Percy por acabar con ella, y las traiciones y secretos inconfesables que salen a la luz entre casi todos los personajes, no sé qué van a contar en la segunda temporada (si la tienen). Aunque teniendo en cuenta cómo terminan la primera, tienen ante sí casi una serie nueva, por lo que no les debe preocupar demasiado quedarse sin ideas.Y a nosotros no debe preocuparnos buscar motivaciones muy sesudas para algunos personajes. Lo que yo quiero es que Amanda reparta estopa sutilmente, como sólo Lady Heather puede hacer, y que Nikita siga corriendo con esos rifles enormes y dejando KO a cuatro tipos sólo con un lápiz en medio de un pasillo estrecho. La mitad de las veces, la serie es una fantasmada, pero es casi imprescindible cierto punto totalmente increíble en este tipo de programas, y es una fantasmada tremendamente entretenida.

Una cosa curiosa del último episodio es que han recuperado a Alberta Watson, que hacía el papel de Melinda Clarke en la "Nikita" original. También han repescado a Rob Stewart, al que yo no había vuelto a ver desde "Calor tropical" (aquellas camisas hawaianas daban pesadillas) y hasta a Devon Sawa, que de adolescente parecía que iba a ser el nuevo Leonardo DiCaprio. Si consiguen engañar a Jackie Chan para que se reúna con su padawan, Maggie Q, ya puede ser esto muy grande.
Publicar un comentario en la entrada